Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Así van las encuestas en el Reino Unido: la ventaja de los laboristas sobre los conservadores es la mayor en 25 años

El nuevo primer ministro, Rishi Sunak, accede al cargo con la misión de remontar unos sondeos pésimos

¡Buenos días! Hoy me fijo en lo que dicen las encuestas en el Reino Unido tras su última crisis de gobierno.

Solo han pasado seis años de la votación del Brexit, pero los británicos han tenido desde entonces cinco primeros ministros, todos conservadores: David Cameron, que dimitió tras el referéndum; Theresa May (que gobernó tres años), Boris Johnson (dos años), Liz Truss (seis semanas) y el recién nombrado Rishi Sunak.

Han sido tiempos convulsos en el país, y seguirán siéndolo si hacemos caso de las encuestas. Mirad el gráfico con la evolución de los sondeos a lo largo de 2022:

  • Los apoyos del Partido Conservador han colapsado. Si en las elecciones de 2019 se impusieron con un 43,6% de los votos, ahora no llegan al 23% en las encuestas. Los conservadores llevan desde 2021 por detrás del Partido Laborista, y dieron un primer paso atrás en junio con la dimisión de Boris Johnson, pero su catástrofe ha venido en septiembre, ya con Liz Truss en el cargo, tras el anuncio de un recorte de impuestos que fue mal recibido por los mercados.
  • Al mismo tiempo, los laboristas se han disparado hasta el 52%. Es decir, que la crisis en la derecha no se ha traducido en una gran subida de los liberales ni de Reform —el antiguo Partido del Brexit—, sino de la izquierda.

Es evidente que el electorado conservador está disgustado: según los datos de YouGov, de las personas que votaron por el partido en 2019 y que ahora declaran alguna intención de voto, solo un 53% elige de nuevo a los conservadores. Es una fidelidad pésima. Otro 13% votaría por Reform y hasta un 22% asegura que lo haría por los laboristas.

Todos estos números son buenos augurios para el Partido Laborista, pero hay una razón para que se mantengan cautos: la historia reciente.

En 2019, los conservadores remontaron unos sondeos incluso peores que los de ahora. Lo podéis ver en el siguiente gráfico. En junio de aquel año, el Partido Conservador cayó al 22% en las encuestas, tras la dimisión de May y en mitad de la negociación del Brexit, cuando cuatro partidos aparecían prácticamente empatados. No obstante, apenas seis meses después, Boris Johnson ganó las elecciones para los conservadores.

Aunque el Reino Unido ha sido un tobogán desde 2015, los conservadores pueden decir que al llegar las elecciones siempre han logrado elevarse, para acabar ganando en 2015, 2017 y 2019. Pero hay una diferencia esta vez: nunca los laboristas estuvieron tan fuertes como ahora. Es la principal novedad. Las últimas crisis de los conservadores coincidieron con repuntes de los liberales, de UKIP o del partido del Brexit, pero esta vez el salto adelante lo han dado en la izquierda.

El Partido Laborista supera estos días el 50% de voto en los sondeos, algo que no lograban desde tiempos de Tony Blair, el último laborista que ganó unas elecciones en Reino Unido, hace ya 17 años.

🏔 2. Hay que reescribir la historia de los 14 ‘ochomiles’

Se suponía que 44 personas habían ascendido las montañas más elevadas del planeta, pero un estudio reciente ha revelado que en realidad solo tres pisaron todas las cumbres. Como cuenta Óscar Gogorza, el resto cometieron un error con algún pico: los montañeros creían realmente que estaban en lo más alto de la montaña, se fotografiaban y descendían, pero no estaban donde creían.

Vista de la arista final del Manaslu. Los alpinistas agrupados no pueden ver la cima real, al fondo, que si se advierte en esta imagen captada por un dron
Vista de la arista final del Manaslu. Los alpinistas agrupados no pueden ver la cima real, al fondo, que si se advierte en esta imagen captada por un dron

Los investigadores del nuevo estudio han revisado escrupulosamente las imágenes para verificar cada ascensión. Han encontrado muchos errores. La mayoría se habría equivocado en el Manaslu, cuya cima real queda escondida a la vista. El español Alberto Iñurrategi es uno de los que no habría alcanzado esa cima, pero se muestra elegante: “Recuerdo que seguimos la arista y en un punto esta descendía y no se veía ningún punto más elevado. Estábamos convencidos de que esa era la cima, pero tras ver el estudio parece que no, está claro que nos equivocamos”.

Es divertido preguntarse si esto importa: ¿qué más da si alguien se quedó a 10 metros del techo? El reto es igual de mayúsculo y está prácticamente logrado. Pero alcanzar estas cimas solo tiene un valor simbólico y los símbolos no entienden de lógica.

La revisión, por cierto, puede reabrir la carrera por un hito. “No hay ninguna mujer que haya estado realmente en las 14 cimas, el desafío sigue abierto”.

🌍 3. Las opiniones en un año geopolíticos

Me llamaron la atención algunos datos de este estudio de la Fundación BBVA, una encuesta a 21.000 personas de 10 países, sobre asuntos geopolíticos en un año geopolítico.

  • Los españoles que creen que la OTAN es bastante o muy importante para la seguridad de España han subido del 65% al 77% en este 2022. En los países menos atlantistas, la subida es aún mayor: en Francia el grupo pasa del 52% al 72% y en Suecia del 56% al 70%.
  • ¿Debería EE. UU., involucrarse en la seguridad de Europa? Los que dicen que debería hacerlo mucho o bastante suben en España del 60% a 71%; en Francia, del 55% al 60%; y en Suecia, del 45% al 72% (!). Los únicos que ahora tienen más dudas son los estadounidenses: pasan del 70% al 67%.

📆 4. Una invitación: ¿Nos vemos en EL PAÍS?

En el periódico organizamos unos encuentros exclusivos entre periodistas y suscriptores de EL PAÍS, que en esta newsletter sois todos, y me han pedido protagonizar el próximo.

  • Será el jueves 10 de noviembre y el plan es sencillo: os enseñan la redacción y luego charlamos un rato en persona. Podemos hablar de periodismo, de ‘Piensa claro’ y de lo que queráis.

Me siento muy honrado y espero que sea divertido para todos. Si os apetece, apuntaos aquí para conseguir una plaza.

¿Me ayudas? Reenvía esta newsletter, o si no estás suscrito, apúntate tú. Es un boletín exclusivo para suscriptores de EL PAÍS, pero cualquiera puede recibirlo un mes de prueba. También puedes seguirme en Twitter, en @kikollan, o escribirme con pistas o comentarios, a kllaneras@elpais.es.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Kiko Llaneras

Es periodista de datos en EL PAÍS y doctor en ingeniería. Antes de llegar al periódico en 2016 era profesor en la Universitat de Girona y en la Politécnica de Valencia. Escribe una newsletter semanal, con explicaciones y gráficos del día a día, y acaba de publicar el libro ‘Piensa claro: Ocho reglas para descifrar el mundo’.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS