Carlsen golpea otra vez a un rival inestable

El noruego aprovecha la incoherencia de Niepómniashi, gana el 8º asalto y domina el Mundial de Dubái por 5-3 a falta de seis

Niepómniachi, este domingo, durante la apertura de la 8ª partida del Mundial de Dubái
Niepómniachi, este domingo, durante la apertura de la 8ª partida del Mundial de DubáiNiki Riga

La supuesta fortaleza psicológica de Ian Niepómniashi era una máscara. El ruso, aspirante al título de Magnus Carlsen, perdió de manera muy extraña este domingo el 8º asalto dos días después de su primera derrota, en el 6º. El noruego domina ahora por 5-3 el Mundial de Dubái, previsto al mejor de catorce con dos millones de euros en premios. Niepómniashi tendrá la iniciativa de las piezas blancas el martes, tras una jornada de descanso.

“Es verdad que, tras la primera derrota, Ian mostró una compostura que nunca le habíamos visto. Antes, en similares circunstancias, su lenguaje corporal y sus manifestaciones hubieran reflejado claramente su amargura. Ahora ha aparentado todo lo contrario, pero por dentro estaba muy mal”. Esa explicación del neerlandés Anish Giri, 6º del mundo, durante sus comentarios en directo para la plataforma Chess24, encajan muy bien con lo que algunos periodistas rusos filtraron unos días antes: el aspirante había trabajado durante los últimos meses con un psicólogo especializado en el deporte de alto rendimiento para corregir el gran punto débil de toda su carrera, la inestabilidad emocional. Esta fue siempre una práctica muy normal entre las estrellas del deporte ruso, desde los tiempos de la Unión Soviética. Sin embargo, parece improbable que se puede eliminar en medio año un problema enraizado durante tres lustros de ajedrez de alta competición, desde la época juvenil.

El futbolista Michel Salgado hace el saque de honor en la 8ª partida del Mundial de Dubái, este domingo
El futbolista Michel Salgado hace el saque de honor en la 8ª partida del Mundial de Dubái, este domingoERIC ROSEN

Parte de esa representación falseada empezó antes de que el árbitro pusiera el reloj en marcha. Niepómniashi ya estaba sentado en el escenario, transmitiendo el mensaje de que deseaba luchar, mientras el invitado para el saque de honor, Michel Salgado, exfutbolista del Real Madrid y ahora entrenador en Emiratos Árabes Unidos, hablaba con EL PAÍS en los aledaños: “Siempre me ha parecido que hay similitudes entre el ajedrez y el fútbol. Por ejemplo, la importancia de controlar el centro, la armonía de las piezas o el achique de espacios. Víctor Valdés, que fue portero del Barça, hizo conmigo un curso de entrenador, y él ya representaba a los jugadores como alfiles, caballos o peones en sus charlas a los jugadores”, explicó. Y luego hizo el primer movimiento de Carlsen, gran seguidor del Real Madrid.

Otro punto en común entre el ajedrez y el fútbol es que los jugadores deben tener claras las ideas estratégicas prioritarias de ese día antes de que empiece la lucha. Y es obvio que Niepómniashi no las tenía: con las piezas negras, planteó la Defensa Petrov, muy conservadora; pero luego, cuando el campeón dejó claro que el empate era un buen resultado para él, el aspirante evitó un inmediato cambio de damas que hubiera puesto la alfombra a unas tablas rápidas. Sólo dos lances después, el eslavo tuvo otra oportunidad para cambiar las damas, y volvió a rechazarlo. Tal vaivén emocional se tradujo poco más tarde en un error claro, que le dejó en una posición técnicamente perdida.

Dando la razón a Giri, Niepómniashi dio la cara en la conferencia de prensa con total dignidad: “Pido perdón a mis seguidores. El nivel que he mostrado hoy es impropio, no ya de un Mundial, sino de cualquier gran maestro. Pero no estoy cansado, y sí dispuesto a seguir luchando. La diferencia es que ahora necesito dos victorias en lugar de una”. Carlsen mantuvo también una actitud respetuosa mientras estuvo ante los reporteros a dos metros de su víctima. Pero pocos minutos antes, en declaraciones exclusivas a la televisión noruega NRK detrás del escenario, hizo gala de su sinceridad habitual, y fue mucho más incisivo: “Nunca hubiera ganado esta partida de no haber ganado la 6ª el viernes”.

Suscríbete al boletín semanal ‘Maravillosa jugada’, de Leontxo García

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Leontxo García

Periodista especializado en ajedrez, en EL PAÍS desde 1985. Ha dado conferencias (y formado a más de 30.000 maestros en ajedrez educativo) en 30 países. Autor de 'Ajedrez y ciencia, pasiones mezcladas'. Consejero de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) para ajedrez educativo. Medalla al Mérito Deportivo del Gobierno de España (2011).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS