El perdedor que debió ganar

El vietnamita Le Quang Liem monta un ataque ejemplar mientras el chino Ni Hua maneja con pericia sus posibilidades de contraataque; al final triunfa quien bordeaba la derrota

Todo ajedrecista, incluidos los aficionados, pueden contar mil y una historias sobre partidas que tuvieron con ventaja decisiva y acabaron perdiendo. Lo más frecuente es que esa falta de precisión en el remate se deba al exceso de confianza, ante la creencia de que solo falta por hacer lo más fácil, en lugar de repetirse hasta la saciedad que una partida no está ganada hasta que el rival abandona.

El de este vídeo es un caso distinto. El vietnamita Le Quang Liem destaca por su extraordinaria dureza y tenacidad. Es, por tanto, poco probable que caiga en el exceso de confianza. Pero la posición donde ocurre su desgracia es de una complejidad tremenda. Y su rival, el chino Ni Hua, aprovecha su imprecisión con eficacia letal. Si lo que ocurrió fue bello, lo que pudo ser y no fue es bellísimo.

Sobre la firma

Leontxo García

Periodista especializado en ajedrez, en EL PAÍS desde 1985. Ha dado conferencias (y formado a más de 30.000 maestros en ajedrez educativo) en 30 países. Autor de 'Ajedrez y ciencia, pasiones mezcladas'. Consejero de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) para ajedrez educativo. Medalla al Mérito Deportivo del Gobierno de España (2011).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS