Maravilla del paraguayo Cubas

El latinoamericano remata con un lance inmortal su ataque al rey, llevado con gran precisión durante muchos movimientos

Una Olimpiada de ajedrez es una gran fiesta universal, con gentes de enorme diversidad, además de una competición muy importante, sobre todo en lo que atañe a los diez primeros lugares. Obviamente, cuando hay 172 selecciones participantes como en la de Tromso (Noruega), 2014, se producen partidas bellas y de gran interés en cada ronda, pero muchas de ellas pasan desapercibidas entre tanta multitud.

Sin embargo, cuando la belleza es excepcional, como en la de este vídeo, siempre hay alguien que descubre esa joya y la expone para el mundo entero. Por eso podemos disfrutar de la genialidad que el paraguayo José Fernando Cubas (Asunción, 1981) tuvo en la segunda ronda frente al griego Dimitrios Mastrovasilis. Ninguno de los dos equipos ocupó un lugar destacado en la tabla final (36º Grecia y 55º Paraguay). Cubas fue un jugador destacado en el ámbito suramericano entre 2000 y 2013, sin llegar a ser una estrella. Pero esta maravilla lo hace inmortal.


Sobre la firma

Leontxo García

Periodista especializado en ajedrez, en EL PAÍS desde 1985. Ha dado conferencias (y formado a más de 30.000 maestros en ajedrez educativo) en 30 países. Autor de 'Ajedrez y ciencia, pasiones mezcladas'. Consejero de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) para ajedrez educativo. Medalla al Mérito Deportivo del Gobierno de España (2011).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS