Sancionada la universidad Sergio Arboleda, ‘alma mater’ del expresidente de Colombia Iván Duque

El Ministerio de Educación le prohibió presentarse como una institución de alta calidad hasta no resolver varios problemas financieros y administrativos

Iván Duque Márquez (derecha) y el rector de la Universidad Sergio Arboleda, Rodrigo Noguera Calderón, al recibir un reconocimiento de la institución, en 2016.
Iván Duque Márquez (derecha) y el rector de la Universidad Sergio Arboleda, Rodrigo Noguera Calderón, al recibir un reconocimiento de la institución, en 2016.UNIVERSIDAD SERGIO ARBOLEDA

La universidad Sergio Arboleda, una institución privada de talante conservador de Bogotá, perdió su acreditación como centro educativo de alta calidad. Allí estudió el expresidente Iván Duque, quien es tan cercano a ella que llevó a su Gobierno a otros egresados de esta universidad cuando ganó al poder ejecutivo en 2018. La decisión la tomó el Ministerio de Educación el 5 de agosto, dos días antes de que Duque terminara su periodo y comenzara el gobierno de Gustavo Petro. El Ministerio tomó la decisión después de revisar varias denuncias sobre el mal manejo administrativo y financiero en la universidad.

La determinación la reveló este viernes en la mañana el periodista de investigación Daniel Coronell. Recordó que Leonardo Espinosa, un exdecano de la Facultad de Derecho de la Sergio Arboleda, alertó en 2021 al Ministerio de Educación sobre las irregularidades. De acuerdo a Espinosa había varias razones para que el Ministerio interviniera, entre esas, que los estudiantes y docentes no estaban participando en el Consejo Directivo de la institución, como ordena la legislación; que los directivos habían comprado inmuebles a título personal que luego fueron rentados por la institución; que el rector y fundador, Rodrigo Noguera, había donado una propiedad a una fundación universitaria y ésta luego le cedió la explotación a una compañía del mismo rector; que el actual Fiscal General, Francisco Barbosa, egresado de la Sergio Arboleda y amigo desde sus años universitarios de Duque, tenía un contrato laboral en la universidad a pesar de que no enseñaba mientras era consejero presidencial de su amigo.

En otras palabras, Espinosa denunciaba la dirección del rector Noguera en todos los frentes, desde la exclusión de los estudiantes en el Consejo Directivo hasta las irregularidades en el manejo de los contratos o bienes de la universidad. El Ministerio de Educación, con la resolución de agosto, concuerda parcialmente con Espinosa.

“Desde que entré a universidad nos hemos dado la lucha de buscar esa representación en el Consejo Directivo, pero siempre nos habían desviado la atención a otras áreas, o nos dicen que ya tenemos representación en el Consejo Académico”, dice Juliana Cortés Osorio, representante estudiantil de la Sergio Arboleda y estudiante de derecho en décimo semestre. Cortés confirma que estudiantes y docentes han sido excluídos del Consejo Directivo. “Como estudiante, más que afectarnos esta medida preventiva del Ministerio, nos viene afectando a los estudiantes la mala imagen que ha tenido la universidad últimamente. Hemos sido objeto de múltiples noticias, escándalos, por las decisiones del rector como persona natural. Nosotros hemos solicitado la renuncia del rector pero ahorita pusieron fue un rector adjunto, Jorge Noguera, que es el hermano del rector”.

La resolución del Ministerio no especifica detalles sobre el contrato laboral del fiscal Barbosa con la universidad, pero sí alerta sobre el mal manejo financiero, administrativo y político en esta. En julio, el Ministerio advirtió que la universidad “debe revelar la persona que autorizó la contratación de personas con reconocimiento político sin cumplir con el protocolo de selección adecuado como personal docente”. Y en la resolución del 5 de agosto deja en claro que la universidad se encuentra en una seria inestabilidad financiera—aunque se enfoca más en los problemas que tienen su estructura de cobros, y el mal uso de sus activos fijos, que en el caso específico de la fundación del rector Noguera o el contrato laboral del fiscal Barbosa.

Barbosa no es el único egresado de la Sergio Arboleda que tuvo voz, o cargos, en el Gobierno anterior. Duque nombró a personas de su universidad como asesores en presidencia y encabezando organismos como la Alta Consejería para la Paz, la Agencia Nacional de Tierras o el Ministerio de Deporte. El actual Defensor del Pueblo, Carlos Camargo, también es de la Sergio Arboleda y el expresidente impulsó su nombramiento. Incluso el mismo Espinosa, quien ahora denuncia ante el Ministerio de Educación, fue ternado por Duque a finales del 2018 para ser fiscal ad hoc del muy sonado caso Oderbrecht.

Newsletter

El análisis de la actualidad y las mejores historias de Colombia, cada semana en su buzón
RECÍBALA

En 2018, cuando Iván Duque llegó al poder ejecutivo, se decía que había llegado la luna de miel para la universidad Sergio Arboleda, su alma mater, como la habían tenido antes otras universidades privadas de Bogotá como Los Andes, el Externado o El Rosario. Cuatro años después, la Universidad Sergio Arboleda pasó de la luna de miel a la tormenta mediática y, en medio de los escándalos, el cobro más difícil lo pueden llevar los estudiantes. El Ministerio le pidió a la universidad retirar inmediatamente la publicidad alusiva a su acreditación como institución de alta calidad, e implementar un plan de mejoramiento para resolver sus problemas. Ese plan, ahora, deberá ser aprobado por Ministerio de Educación, ahora en cabeza de Alejandro Gaviria, exrector de Los Andes.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS sobre Colombia y reciba todas las claves informativas de la actualidad del país.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS