Maduro le pide a su ejército que apoye la paz total de Gustavo Petro

El presidente de Venezuela se acerca al de Colombia después de la tensión que despertó la interferencia de EE UU en los vuelos entre Caracas y Bogotá

Una foto de Nicolás Maduro en el Palacio de Miraflores, en julio de este año.
Una foto de Nicolás Maduro en el Palacio de Miraflores, en julio de este año.Ariana Cubillos (AP)

Nicolás Maduro ha salido a despejar cualquier duda sobre el estado de su relación con Gustavo Petro después de que Washington interfiriera esta semana de manera directa para evitar los vuelos de la aerolínea estatal chavista entre Caracas y Bogotá. La diplomacia de EE UU desplegó todo su poder para hacer valer las sanciones sobre Conviasa y cerrar una importante fuente de financiación del régimen. El asunto se prestaba para levantar algún resquemor entre dos vecinos que acaban de empezar una nueva amistad. Sin embargo, Maduro anunció en un acto televisado que le ha pedido a su ejército, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), que apoye sin fisuras la paz total de Petro, el principal proyecto del nuevo presidente colombiano.

La paz integral, como también se le conoce, consiste en negociar y desmovilizar a la guerrilla del ELN, la última activa a un lado y otro de la frontera, y de paso a todos los grupos armados que operan en Colombia, como paramilitares o carteles de la droga. El apoyo de Venezuela resulta fundamental. Los anteriores presidentes colombianos han acusado al chavismo de dar cabida y hacer negocios con algunas de estas facciones. “Doy la orden expresa en todos los puestos fronterizos bajo la dirección del Comando Estratégico Operacional, entren en contacto con las fuerzas militares y policiales de Colombia para hacer el plan de paz en los 2.219 kilómetros de frontera”, dijo Maduro.

En un principio, Petro no quería involucrar a Maduro en las negociaciones de paz. Pero durante el restablecimiento de las relaciones entre Colombia y Venezuela le quedó claro que el chavismo quería participar en estos procesos y ganar legitimidad a los ojos del mundo, del que ha estado aislado en los últimos años. EE UU y sus países aliados han tratado de ejecutar una transición a la democracia. Petro le pidió por carta a Maduro que fuese garante de los diálogos con el ELN, y este aceptó encantado. En el pasado ya existieron señales de la intermediación venezolana: Hugo Chávez fue en su día mediador con las FARC.

El presidente Gustavo Petro junto a ministro de transportes de Venezuela, Ramón Velasquez. Atrás, en el centro, el embajador colombiano en Caracas, Armando Benedetti.
El presidente Gustavo Petro junto a ministro de transportes de Venezuela, Ramón Velasquez. Atrás, en el centro, el embajador colombiano en Caracas, Armando Benedetti. YURI CORTEZ (AFP)

Maduro señaló que la paz total también es buena para su país. “Cuando en Colombia haya paz total (...) será la paz total, la armonía y la felicidad de Venezuela, así lo sabemos, así lo debemos construir”, añadió. La voluntad política del chavismo es importantísima. La mayoría de los grupos aprovechan las zonas sin control de la frontera para esconderse y traficar con droga. En esa franja han sido asesinados en los últimos meses varios guerrilleros por los que la DEA ofrecía recompensas millonarias. Las fuerzas de seguridad colombiana sospechan que esas operaciones las ejecutaron empresas de mercenarios.

Petro anunció hace una semana en Nueva York que espera tener acordado en breve un alto el fuego con todos los actores armados a la vez. En un encuentro con EL PAÍS, añadió que muchos cabecillas de organizaciones criminales le han mandado cartas al Gobierno para explorar un posible acuerdo. Sin embargo, llevar a cabo la verificación de la tregua no va a resultar nada sencillo, el Estado no tiene capacidad para comprobar tantos procesos abiertos a la vez.

Newsletter

El análisis de la actualidad y las mejores historias de Colombia, cada semana en su buzón
RECÍBALA

Algo parecido ha ocurrido estos días con los diálogos regionales —conversaciones de la gente de los pueblos con los ministros— a los que tanta importancia les da Petro. Acuden tantas personas a estas reuniones que desbordan la capacidad de los funcionarios. A veces la voluntad no resulta suficiente, aunque tener de lado a Maduro sea un gran primer paso.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS sobre Colombia y reciba todas las claves informativas de la actualidad del país.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS