Un nuevo encuentro entre Petro y EE UU para repensar la relación

El presidente colombiano recibe en Bogotá al secretario de Estado, Antony Blinken, con el que pretende dar un paso más sobre el cambio de enfoque a la política antidrogas y el cuidado de la Amazonía

El presidente Gustavo Petro, vestido de la fuerza aérea antes de abordar un cazabombardero Kfir, este sábado.
El presidente Gustavo Petro, vestido de la fuerza aérea antes de abordar un cazabombardero Kfir, este sábado.Presidencia de Colombia

El diálogo entre Estados Unidos y Colombia para repensar la fallida guerra contra las drogas continuará este lunes. Gustavo Petro recibirá en Bogotá al secretario de Estado, Antony Blinken, uno de los hombres más cercanos al presidente Joseph Biden. Petro temía en campaña electoral la reacción de Washington a su llegada al poder, pero desde entonces las conversaciones han sido fluidas. “La visita ocurre muy rápido desde la posesión, y es aquí. Demuestra que EE UU quiere tener una buena relación, ampliarla y repensarla”, cuentan desde la Casa de Nariño, la residencia presidencial.

El principal tema a tratar será la guerra contra las drogas que tanto ha criticado Petro. El presidente considera que seguir utilizando el mismo enfoque que ha llenado de violencia Latinoamérica no tiene ningún sentido. Así lo dijo en su discurso ante la ONU y así lo ha repetido a todo el que ha querido escucharle. Pretende que parte del dinero que EE UU invierte en armamento y en la persecución de capos de la droga se invierta en desarrollo y en el cuidado del medio ambiente. Eso choca contra la visión clásica de los gobiernos americanos, que han desplegado todo el poder de la DEA o la CIA en la región.

Blinken se reunirá con Petro, la vicepresidenta Francia Márquez y el vicecanciller Álvaro Leyva. “Los encuentros se enfocarán en nuestras prioridades compartidas de apoyar a gobiernos democráticos sólidos y el respeto de los derechos humanos en el hemisferio occidental, responder a la crisis climática, respaldar los esfuerzos regionales ante la migración irregular e implementar un enfoque integral para contrarrestar el narcotráfico y abordar sus consecuencias para la salud, la seguridad y el medioambiente”, reza en una nota de prensa que hizo pública la secretaría de Estado.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, durante una conferencia de prensa con la ministra de exteriores cadaniense, Melanie Joly, en Washington, el 30 de septiembre de este año.
El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, durante una conferencia de prensa con la ministra de exteriores cadaniense, Melanie Joly, en Washington, el 30 de septiembre de este año.EVELYN HOCKSTEIN (Reuters)

El texto señala que Blinken pondrá énfasis en la colaboración con el Gobierno colombiano para implementar “más cabalmente” el acuerdo de paz de 2016. No resulta nada gratuita esa frase entrecomillada: esconde una crítica al anterior presidente, Iván Duque, que se opuso a ese acuerdo de paz e hizo todo lo posible para que descarrilara durante su mandato. Petro llega con la idea de proseguir el camino que marcó el presidente Juan Manuel Santos, e incluso utilizar todos los mecanismos legales que desplegó ese diálogo con los guerrilleros para desarmar al ELN y ofrecer beneficios carcelarios a los narcotraficantes que abandonen su actividad.

El secretario de Estado también quiere poner sobre la mesa la política de Colombia sobre el estatus temporal para los migrantes venezolanos. “Representa un modelo para la región”, resalta EE UU. Eso sí es un elogio claro para Duque, que con ese decreto acogió a dos millones de venezolanos en el país en plena crisis migratoria. Petro no se ha referido mucho a este asunto en los casi dos meses que lleva de mandato, en parte para no enturbiar las nuevas relaciones con Caracas. Nicolás Maduro es un negocionista de este exilio, que considera que un invento de sus críticos.

Newsletter

El análisis de la actualidad y las mejores historias de Colombia, cada semana en su buzón
RECÍBALA

Después de dos días en Colombia, Blinken llegará el miércoles a Santiago de Chile, donde verá al presidente Gabriel Boric. Con posteridad volará a Lima, donde encabezará la delegación de Estados Unidos que asistirá a la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA). Más tarde se verá con el presidente peruano Pedro Castillo, con el que hablará sobre mejorar la seguridad regional, fortalecer la gobernanza democrática, proteger el medioambiente y fomentar el desarrollo económico inclusivo.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS sobre Colombia y reciba todas las claves informativas de la actualidad del país.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS