La Aeronáutica Civil rechaza la integración entre Avianca y Viva

La autoridad encargada de la regulación aérea considera que la transacción “representa riesgos para la competencia en el sector y el bienestar de los consumidores”

Un avión de Avianca aterriza en el aeropuerto internacional Rafael Núñez de Cartagena, el 1 de septiembre de 2019.
Un avión de Avianca aterriza en el aeropuerto internacional Rafael Núñez de Cartagena, el 1 de septiembre de 2019.Ricardo Maldonado Rozo (EFE)

La Aeronáutica Civil ha rechazado este martes la integración entre Avianca y Viva Air, dos de las principales compañías aéreas de Colombia. Las aerolíneas argumentan que Viva necesita el apoyo económico de Avianca para continuar sus operaciones, pero la autoridad aeronáutica considera que las compañías no cumplen los requisitos necesarios para que se apruebe la transacción. “La integración representa riesgos para la competencia en el sector y el bienestar de los consumidores”, ha declarado la entidad en un comunicado.

Avianca, la aerolínea más antigua de América, es la principal compañía aérea de Colombia y cuenta con una flota de 110 aviones. Aunque entró en proceso de quiebra en 2020, se recuperó a finales del 2021 tras renegociar sus deudas. En abril de este año, sus propietarios adquirieron las acciones de Viva, una aerolínea de bajo costo con 23 aviones que se encontraba aún más afectada por la pandemia del coronavirus. Esta compra les otorgaba derechos económicos en la compañía -los accionistas de Avianca comenzaron a cobrar dividendos de Viva-, pero no derechos sobre la gestión y la participación en juntas directivas. El control de la empresa quedó en manos de una fiduciaria.

En agosto, los accionistas de Avianca presentaron una solicitud ante la Aeronáutica Civil para consolidar la integración y adquirir los derechos de gestión de Viva. Este tipo de operaciones requiere una autorización de la entidad reguladora, a diferencia de la transacción del pasado abril. Según explican por teléfono desde Avianca, la integración fue propuesta porque la situación financiera de Viva empeoró en los meses siguientes a la adquisición. La aerolínea de bajo costo se vio aún más impactada que otras por la subida de los precios de los combustibles y la devaluación del peso.

Los accionistas de Avianca desean obtener los derechos políticos antes de aportar más capital a Viva, una empresa que necesita inversiones para revertir su situación financiera. Estos derechos les posibilitarían participar en la toma de decisiones que consideren esenciales, como cerrar rutas no rentables.

Las aerolíneas argumentan que Viva es una “empresa en crisis”. Esta figura es una excepción a las medidas que buscan evitar los monopolios empresariales. Posibilita integraciones que restrinjan la competencia cuando la alternativa a integrarse sea que una empresa cierre y se deteriore el mercado.

Newsletter

El análisis de la actualidad y las mejores historias de Colombia, cada semana en su buzón
RECÍBALA

La autoridad aeronáutica, no obstante, ha considerado que las aerolíneas no han cumplido con varios de los requisitos necesarios para acogerse a la excepción. Según la entidad, Viva se encuentra en una situación financiera difícil, pero no hay pruebas de que “esté condenada a salir del mercado de manera inminente e inevitable”. También afirma que en Avianca no han comprobado que Viva haya considerado otras alternativas o que haya solicitado préstamos para subsistir. Para la Aeronáutica Civil, las compañías implicadas se han enfocado en los daños que puede generar que Viva deje de operar y no han analizado el impacto de una integración en el mercado en su conjunto.

La entidad ha explicado que las compañías implicadas concentran el 93,7% del tráfico doméstico en Colombia y, de integrarse, hubiesen sumado el 100% de la participación en 16 rutas nacionales, un “retroceso” a niveles previos al 2015. Según Aeronáutica Civil, la transacción afectaría a los consumidores de varias formas: puede causar precios más elevados, una reducción de frecuencias y la eliminación de servicios complementarios. La autoridad ha destacado que mantener a Viva como competidor independiente ofrece “una alternativa valiosa” a los consumidores y dinamiza al sector.

Avianca ha declarado en un comunicado que analizará las alternativas legales disponibles para lograr la aprobación de la integración. “Nos preocupa el sentido de la decisión, pues va en contravía de las necesidades del país y desconoce el potencial efecto que tendría la desaparición de Viva sobre los usuarios y el mercado”, ha afirmado el presidente de la aerolínea, Adrian Neuhauser. Según el comunicado, los accionistas mantienen el compromiso de participar “activamente” en el salvamento de Viva. Las aerolíneas ahora tienen 10 días para apelar la resolución y reformular la solicitud.

Mientras tanto, se mantiene el interrogante sobre el futuro del mercado aéreo colombiano, en el que los otros jugadores son LATAM, Ultra Air y Wingo. Además de esta operación, hace dos semanas Avianca denunció penalmente a la aerolínea de bajo costo Ultra Air por fraude procesal, al señalarla de oponerse a la integración con información falsa. Ultra Air -o, más bien, sus representantes- argumentaron ante la Aeronáutica Civil que Avianca y Viva ya operan en conjunto, definiendo rutas y tarifas de manera irregular.

En paralelo, Avianca se encuentra en un proceso para crear el Grupo Abra, un conglomerado con la aerolínea brasileña Gol. La decisión de la Aeronáutica Civil no afecta este otro proceso, que se tramita en Brasil y Estados Unidos. Según explican desde Avianca, los procesos con Gol y con Viva apuntan a una “integración” y no a una “fusión”, es decir, son acuerdos entre accionistas y no entre empresas. Las compañías mantendrán sus marcas y operaciones de manera independiente.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS sobre Colombia y reciba todas las claves informativas de la actualidad del país.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS