La Cumbre climática de alcaldes anuncia financiamiento por 77.900 millones de dólares para ciudades de América Latina y el Caribe

El BID, la CAF y el Banco Mundial financiarán hasta 2026 proyectos que reduzcan la dependencia al carbono de las grandes ciudades

Horacio Rodriguez Larreta, el alcalde de Buenos Aires, este jueves, durante la Cumbre de alcaldes.
Horacio Rodriguez Larreta, el alcalde de Buenos Aires, este jueves, durante la Cumbre de alcaldes.STRINGER (REUTERS)

El C40, la mayor cumbre climática mundial de alcaldes, ha cerrado este viernes con anuncios concretos de financiamiento. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la CAF y el Banco Mundial se han comprometido a destinar 77.900 millones de dólares a políticas públicas que reduzcan de la dependencia del carbono en ciudades de América Latina y el Caribe. Conseguir dinero para la adaptación climática fue uno de los principales reclamos de las urbes del sur global, que han llevado a la cumbre la premisa de que la responsabilidad de la lucha contra el cambio climático es compartida, “pero no para todos por igual”, según dijo el alcalde de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, anfitrión del encuentro.

Las ciudades generan entre el 50% y el 60% de las emisiones de efecto invernadero. Pero la reconversión hacia un uso amigable del medio ambiente es un grave problema para las urbes del mundo en desarrollo. Mientras en ellas vive 50% de la población mundial, recibieron el año pasado solo el 25% de las inversiones. La C40 ha intentado remediar parte de este déficit. “Hacía muchas décadas que no existía una política de financiamiento tan potente para los países en vías de desarrollo. Los Gobiernos subnacionales tenemos un rol central en esta lucha: somos las ciudades las que más emitimos, las más afectadas por esta emisión y las que más potencial tenemos de inclinar la balanza”, dijo Rodríguez Larreta en una rueda de prensa junto al presidente de C40, el londinense Sadiq Khan, y las alcaldesas Claudia López Hernández (Bogotá- Colombia), Joy Belmonte (Quezon-Filipinas) y Elizabeth Tawiah Sackey (Accra-Ghana).

Sadiq Khan fue especialmente duro con la COP, la cumbre climática de países. “La diferencia es que nosotros tenemos anuncios concretos”, dijo el alcalde de Londres. “Las ciudades somos hacedoras y, a menudo, los Gobiernos nacionales son los que demoran. Como presidente del C40, una de mis prioridades ha sido apoyar a las ciudades del sur global, que están en primera línea, enfrentando las peores consecuencias del cambio climático. Está claro que esto es una gota en el océano y que para cumplir con nuestros objetivos para 2030, las ciudades necesitarán una inversión récord esta década para ir mucho más lejos, mucho más rápido”, explicó.

La alcaldesa de Barcelona y vicepresidenta de C40, Ada Colau, también reclamó la atención de los Estados nacionales, y dijo que un grupo de ciudades europeas acudirán a la COP 27, que se realizará en noviembre en Egipto, hará un pedido conjunto a la Unión Europea en ese sentido. “Hemos acordado hablar directamente con la Comisión Europea y hacerle entender que no solo tiene que escuchar a las ciudades, sino que las ciudades somos actores principales para dar respuesta a la crisis ecológica y a la crisis económica y social”, dijo Colau en un alto de la cumbre. “Queremos actuar, queremos ser parte de la solución, pero para eso necesitamos que la Comisión Europea nos reconozca como interlocutores”.

La ayuda financiera multilateral funcionará como una línea de crédito tradicional, con proyectos puntuales por ciudades. La aprobación o no dependerá de la pertinencia con los objetivos climáticos que se prometen alcanzar. La cifra reunida es importante, pero es solo un primer paso si se pretende resolver los problemas de fondo. Según cálculos de la CAF, se necesitan 600.000 millones de dólares al año para cerrar definitivamente las brechas de infraestructura y desarrollo que hay en la región. Durante su presentación en la cumbre, el vicepresidente del multilateral, Christian Asinelli, dijo que para alcanzar semejante cifra es necesario " coordinar” el trabajo de los diferentes aportantes “para no superponer programas, ser más eficientes y generar mayor el mayor impacto posible” en los países.

Sadiq Khan insistió además en la importancia de que sean las ciudades quienes elaboren sus propias políticas de protección ambiental, porque, al final del día, “son los alcaldes quienes conocen mejor las ciudades”. “Pero el problema, a menudo, es que no hay conexión entre las ciudades y el financiamiento”, dijo, “y por ello hay que prepararse para que se liberen los fondos, que pueden estar en donantes privados o bancos de desarrollo. C40 trabaja con los alcaldes, pero dependerá de ellos que se presenten las que tengan que ver con soluciones al cambio climático”.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS