LIBROS | CRÍTICA DE 'EL ITALIANO'
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Soplos homéricos: así es la nueva novela de Pérez-Reverte

‘El italiano’, el último libro del escritor, se mueve entre los hechos históricos y la imaginación más épica. Sin recurrir al suspense fácil del desenlace, mantiene tensa la atención del lector

El escritor Arturo Pérez-Reverte, en la biblioteca de la Real Academia de la Lengua, en 2016.
El escritor Arturo Pérez-Reverte, en la biblioteca de la Real Academia de la Lengua, en 2016.

Una nota inicial avisa de que esta novela está basada en hechos reales, a excepción de los personajes y ciertas situaciones. Y es en la urdimbre de unos y otras donde Arturo Pérez-Reverte se ha propuesto, apartándose de la historia, rendir tributo a la antiquísima tradición del género de aventuras en cuya épica se entrelazan los lances de guerra con los de amor. El espacio de intersección entre el relato de base histórica y el de vuelo imaginativo, tan concurrido en la narrativa reciente, está plagado de zonas movedizas en las que es fácil perder pie. Sin embargo, Pérez-Reverte se ha desenvuelto en ese territorio con aplomo y eficacia, guiado por un instinto narrativo (el que determina cómo contar lo que se quiere contar) depurado y certero.

La dimensión factual o histórica de la novela remite a los asombrosos ataques mediante torpedos pilotados que, en 1942 y 1943, durante la Segunda Guerra Mundial, realizó un grupo de buceadores italianos contra varios barcos británicos fondeados en el puerto de Gibraltar, logrando hundirlos o inutilizarlos. Las acciones del grupo Orsa Maggiore que aquí se enfocan tuvieron lugar a finales de 1942, en un momento en que la colonia británica del Peñón era un hervidero de espías y saboteadores. El autor se introduce a sí mismo en la obra para recordar la primera vez que, siendo un reportero, a comienzos de los ochenta, oyó hablar de aquellos guerreros intrépidos y dar cuenta del proceso de su investigación a lo largo de tantos años, recabando de los supervivientes los datos necesarios para armar una historia coherente y, con ella, escribir la novela que siempre supo que escribiría: la que estamos leyendo.

Dos buceadores pilotan un torpedo y entran en las aguas de Gibraltar, durante la Segunda Guerra Mundial.
Dos buceadores pilotan un torpedo y entran en las aguas de Gibraltar, durante la Segunda Guerra Mundial.ullstein bild Dtl. (ullstein bild via Getty Images)

Es en el plano de la fábula narrativa donde se aloja la celebración del género de aventuras al que me refería antes y cuyo modelo originario es la Odisea, como el paradigma de héroe astuto y aguerrido es Ulises. Las alusiones al poema homérico no son pocas y la principal es la escena del encuentro de Ulises con Nausícaa, replicada aquí en el hallazgo del buceador Teseo Lombardo, inconsciente en la playa, por parte de la joven viuda Elena Arbués, cuya librería se llama Circe. Si Teseo era el hijo de Poseidón, el perro de esta Nausícaa moderna lleva el nombre del de Ulises: Argos. Y este nuevo Ulises es descrito con toda la majestad física de una escultura griega y con la etopeya del héroe clásico: fuerte, valiente, templado, sagaz, viril, sobrio y, cuando conviene, magnánimo. Por si no bastara, Elena, como un augurio —y una mise en abyme—, tiene en su despacho una litografía de esa misma escena homérica (y que parece la Nausícaa que pintó William Paxton en 1941, con un Ulises fornido saliendo del agua ante el pasmo de Nausícaa y sus doncellas).

Impulsado por una escritura pulcra aunque a veces sumisa a ciertos clichés, Pérez-Reverte logra una novela intensa, de emociones sofrenadas y virtudes infrecuentes

Estos ecos míticos permiten deshistorizar las conductas y convertirlas en perfiles humanos intemporales, como sucede con Lombardo, un dechado de virtudes sin mácula, o con la auténtica heroína de la novela, Elena, cuyo arrojo, inteligencia y determinación encierran las claves de casi toda la peripecia. En el impecable engarce de la trama y en la imbricación de los personajes, la novela funciona como un mecanismo narrativo engrasado y preciso que, impulsado por una escritura pulcra aunque a veces sumisa a ciertos clichés, se permite mantener tensa la atención del lector sin necesidad de recurrir al suspense fácil del desenlace. Pérez-Reverte logra una novela intensa, de emociones sofrenadas y virtudes infrecuentes, incluida la virtud acaso controvertida del reconocimiento del mérito, valor y nobleza de los enemigos.

El italiano

Autor: Arturo Pérez-Reverte.
Editorial: Alfaguara, 2021.
Formato: 400 páginas. 21,90 euros.

Puedes seguir a BABELIA en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS