“Nunca imaginé que en el PNV me llamaran vago y que no tenía amigos”

“No podemos permitirnos que Juan José Ibarretxe deje de ser un activo principal de la política de este partido”

El presidente del ABB, Iñaki Gerenabarrena, en un momento de su comparecencia ante los medios.
El presidente del ABB, Iñaki Gerenabarrena, en un momento de su comparecencia ante los medios.DAVID AGUILAR (EFE)

Iñaki Gerenabarrena dejó su sello intransferible, en su despedida como presidente del Araba Buru Batzar (ABB), cargo en el que ha permanecido durante los últimos diez años y que hoy cederá, por decisión de los afiliados jeltzales, a Xabier Agirre, el anterior diputado general de este territorio. Lo hizo en el transcurso de una larga rueda de prensa con un claro trasfondo de mensaje político. Gerenabarrena no se va de la política y recuerda a Iñigo Urkullu que Juan José Ibarretxe sigue siendo un "valor político" que el PNV "no puede desaprovechar".

Para que no haya equívocos, Gerenabarrena puso especial énfasis en subrayar, al despedirse públicamente como presidente del ABB, que quien crea que deja la política "está completamente equivocado" porque es un "yonqui" de ella. El todavía presidente del ABB asumió todas las consecuencias de sus decisiones a lo largo de una década al frente del PNV alavés, pero también dejó clara su postura contraria a Urkullu y rompió una lanza a favor de Juan José Ibarretxe cuando se le interrogó sobre su apoyo al actual presidente del EBB como candidato a lehendakari para las próximas elecciones.

Admite que el ‘caso De Miguel’ le ha acabado por “pasar factura”

Gerenabarrena compareció ante los medios de comunicación por espacio de una hora acompañado de su equipo, desmintiendo que este gesto sea un intento de dar la vuelta a las elecciones internas del ABB, de las que ha resultado ganador Xabier Agirre a falta de la ratificación en la asamblea territorial que se celebrará a partir de las 8.30 horas de hoy, en sesión ordinaria, y a su término en convocatoria extraordinaria donde se sucederán las votaciones de los distintos cargos que cerrarán este proceso de renovación.

En su último día como presidente del ABB subrayó que tanto él como sus colaboradores serán los "garantes" de que Agirre sea elegido, así como de un "traspaso con absoluta tranquilidad y normalidad", cerrando las puertas a cualquier impugnación de las elecciones. "Desde el sábado solo va a haber un partido, y dentro de él tendremos nuestras conversaciones", recalcó, insistiendo en que defenderá su postura internamente.

Sobre su adversario, que ya presidió el ABB entre 1983 y 1987, señaló que es "un hombre de partido" y afeó que no sepa euskera, para después aclarar que este requisito no es necesario para encabezar el partido a nivel territorial.

Pese a su negativa a realizar declaraciones sobre el proceso electoral en Álava y tras un comienzo de rueda de prensa en el que reconoció "enfados que son normales" en periodo electoral, aseguró que "se están utilizando" cuestiones como el caso De Miguel, un prolongado proceso judicial que, según reconoció, ha "flotado sobre la política vasca" sin el mismo recorrido que otros casos y le ha pasado factura. Sin poder morderse la lengua, aseguró que "jamás hubiera imaginado", sugiriendo al partido, que haya personas que dijeran de él que es un "vago" que "no tiene amigos" y que le hayan acusado de "trampear un proceso electoral".

Preguntado sobre si apoya que Iñigo Urkullu sea el futuro candidato a lehendakari de cara a las elecciones que se celebrarán dentro de un año, eludió hacer referencias al presidente del EBB y ha señalado que "no podemos permitirnos el lujo de que Juan José Ibarretxe deje de ser un activo principal de la política de este partido".

Gerenabarrena seguirá en su puesto como vicepresidente de la Caja Vital, cargo en el que permanecerá dedicándose en "cuerpo y alma a la obra social" al menos un año más, ya que la renovación de estos puestos no está prevista hasta entonces. Asimismo, recordó que está en excedencia de su puesto de trabajo. Asimismo, ensalzó que recibió hace una década un PNV sumido en una "profunda crisis" tras la marcha de José Ángel Cuerda y que en ese tiempo los jeltzales se han modernizado y han aprendido a hacer oposición. Tras una hora de comparecencia, se despidió en euskera: "Ikusiko gara" (ya nos veremos).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS