LA CRISIS DEL PNV ALAVÉS

El único miembro crítico del ABB considera ilegítima su elección

Agirre asegura que si sus rivales impugnan la asamblea harán "un flaco favor al partido"

Eugenio Jiménez, el único de los miembros de la ejecutiva del PNV alavés elegida ayer que es afín al sector de Iñaki Gerenabarrena, considera "ilegítima" la asamblea y no se siente "elegido" para ese cargo, porque renunció "por escrito" a su candidatura antes de las votaciones. Por ello, no participará en las reuniones del ABB, ya que no considera "válida" su elección, según ha manifestado en declaraciones a Efe.

El PNV alavés eligió ayer a la nueva Ejecutiva integrada por 14 personas, 13 de ellas afines al sector del nuevo presidente del partido en este territorio, Xabier Agirre, y una, Eugenio Jiménez, al de Iñaki Gerenabarrena, el presidente saliente, que ha ocupado ese cargo durante 10 años consecutivos. La elección de ayer se produjo después de que la anterior, celebrada el 24 de marzo, fuese anulada por el Tribunal Nacional de Justicia del PNV, órgano de control interno del partido, por varias irregularidades detectadas en el sistema de votaciones.

En la ejecutiva de hace dos sábados se eligieron, en contra de lo previsto, nueve miembros del sector de Gerenabarrana y otros cinco de Agirre, un resultado que fue suspendido porque no coincidía con los mandatos de las juntas municipales, que otorgaban más votos a los candidatos próximos al nuevo presidente. Ayer, antes de la repetición de las votaciones, los candidatos de Gerenabarrena se retiraron del proceso en protesta por la anulación de la Ejecutiva anterior y presentaron un escrito renunciando a sus candidatuas.

No obstante, Jiménez, que también se retiró, fue designado finalmente para formar parte de la ejecutiva. Este dirigente del PNV formaba parte de las planchas de ambos candidatos por la junta de la localidad alavesa de Moreda, aunque se posicionó públicmente a favor de Gerenabarrena. Hoy ha reiterado que antes de la votación de ayer presentó su renuncia "por escrito" por lo que no era "elegible".

"No me siento elegido y no participaré en esa ejecutiva, porque no es válida y me han incluido en la lista en contra de mi voluntad", ha asegurado. Ha explicado que era el candidato de las dos planchas, la de Agirre y la de Gerenabarrena, pero ha aclarado que pidió a los primeros que no contaran con él aunque no le hicieron caso.

Jiménez ha insistido en que los candidatos de Gerenabarrena consideran legítima la votación de hace dos sábados, pese a ser suspendida por el Tribunal Nacional de Justicia, y ha recordado que todavía está pendiente de resolver un recurso que este sector presentó contra dicha decisión del órgano de control interno del PNV.

De su lado, Agirre ha señalado a la SER que si los apoderados afines a Gerenabarrena impugnan la asamblea de ayer harán "un flaco favor al partido" y ha abogado porque "las aguas vuelvan a su cauce". El presidente del ABB ha calificado de "paradójico" que "quienes no hicieron las cosas como debían en la asamblea anterior ahora parecen ser los agraviados".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS