Mascarell culpa a la ausencia de Estado de la crisis de los centros culturales

Según el consejero muchos centros han caído en la "politiquería y el gremialismo"

Para Ferran Mascarell, consejero de Cultura de la Generalitat, la crisis actual de los equipamientos culturales catalanes es consecuencia de la “ausencia de un Estado que los avale”. Parafraseando a los miembros del Noucentisme, Mascarell aseguró el jueves que los "equipamientos necesitan más Estado. De lo contrario, difícilmente solucionaremos sus carencias. Cataluña como nación es imposible que tenga los equipamientos que pide si no hay un Estado que esté a su lado". No aclaró, durante una conferencia en Tribuna Ateneu, si se refería a la necesidad de una mayor implicación del Gobierno central o que Cataluña se dote de un marco propio..

Apoyado en cifras que ha ido desgranando, Mascarell ha hecho patente su malestar al comprobar que mientras el Museo Nacional de Arte de Catalunya tiene un presupuesto de 16 millones, el Prado 45, y que mientras que el gobierno central destina cuatro millones el primer museo catalán, al museo madrileño le asigna 23.

Tras asegurar que Cataluña ha creado un modelo propio de centros culturales, diferente al español y al francés, realizado por agregación impensable hace veinte años y muy voluntarista y "un poco, por no decir muy, desprotegido, lo que genera dificultades en momentos como el actual". La mala dotación económica se debe, según Mascarell, a los diferentes gobiernos centrales. "No creo que los gobiernos de Cataluña no hayan tenido interés en los últimos 150 ó 200 años", ha dicho

Ante un público formado por responsables de estas instituciones de las que hablaba, como elJoan Francesc Marco, director del Liceo, Joan Oller, del Palau de la Música, Bartomeu Mari, del Macba o Frandesc Casadesús, del Mercat de les Flors y otros representantes de la sociedad civil catalana y socios del Ateneo barcelonés.

Dos de los problemas que han atenazado a los centros han sido el “gremialismo y la politiquería” que se superará cuando estas instituciones se doten con sus contratos programas, en los que los que quedará clara la función de cada uno. De todas formas, para Mascarell “en los centros culturales no se tira el dinero, se hace un trabajo extraordinario con poco recursos”.

Pese a que el protagonista de la conferencia era el consejero, toda la atención recayó en el Secretario General del Departamento de Cultura Xavier Solà, tras anunciarse que la Fiscalía investigaría las presuntas irregularidades cometidas durante su etapa en la Asociación Catalana de Municipios (ACM). Solà entró el último en la sala y ocupó su lugar en la mesa junto a Mascarell.  Tras la conferencia nadie se acercó a preguntarle al consejero. Los medios de comunicación  querían saber las primeras impresiones de Solà. El se limitó a decir que estaba "tranquilo y encantado" de que la Fiscalía por fin investigara. "Todo lo que he hecho es legal", zanjó.

Sobre la firma

José Ángel Montañés

Redactor de Cultura de EL PAÍS en Cataluña, donde hace el seguimiento de los temas de Arte y Patrimonio. Es licenciado en Prehistoria e Historia Antigua y diplomado en Restauración de Bienes Culturales y autor de libros como 'El niño secreto de los Dalí', publicado en 2020.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS