Aerolíneas Federales vuelve sin mirar atrás

Fue uno de los grandes grupos de la movida viguesa de los 80 aunque seguramente ni siquiera ellos fueron muy conscientes de su importancia y, además, siempre tuvieron el buen gusto de no tomarse demasiado en serio. Aerolíneas Federales ha vuelto a reunirse para dar unos cuantos conciertos y recordar viejos tiempos, pero sin hacer énfasis en la nostalgia. La sala Capitol de Santiago reunió la noche del jueves a cerca de 400 personas que durante algo más de una hora pudieron disfrutar de los viejos éxitos del grupo. Veinte años después de dar sus primeros pasos, el grupo vigués demostró que siguen conservando las ganas de diversión y la ironía de sus primeros tiempos.

El concierto se celebraba a 80 kilómetros de Vigo pero fueron muchos los que se desplazaron hasta Santiago para ver a uno de los grupos que marcaron la historia musical de su ciudad. Por un momento parecía que el tiempo no había pasado porque las vocalistas Coral y Rosa siguen cantando igual que hace veinte años y Miguel Costas continúa ejerciendo como lacónico maestro de ceremonias. Los miembros del grupo tomaron la acertada decisión de dedicarse a lo que mejor saben hacer, tocar y cantar, y no ponerse a dar explicaciones sobre lo emocionados que estaban por su regreso, aunque sea efímero.

A lo largo de más de una hora Aerolíneas no decepcionó a los cuarentones que querían volver a escuchar los viejos temas que tienen almacenados en la memoria, ni a los jóvenes que conocían al grupo de oídas y tenían interés por ver como se desenvuelve en directo aquella banda de la que tanto habían oído hablar. No sé ligar, No me beses en los labios, Soy una punk y Rollo porno fueron algunos de los himnos que sonaron durante un concierto que se fue calentando poco a poco y que alcanzó su punto culminante en la parte final cuando consiguieron poner a bailar a todos.

El regreso de Aerolíneas se limita a unos cuantos conciertos. Lejos del afán recaudatorio de otras reuniones de antiguas bandas, su vuelta a los escenarios tiene mucho que ver con el fanatismo de un seguidor peruano que consiguió hacer realidad el sueño de ver tocar en su país a la banda gallega de la que se hizo seguidor a distancia. Aerolíneas siempre han sido diferentes y en su regreso han seguido fieles a ese espíritu.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS