Los chinos ricos sueñan con un chalé en Alicante

La Feria de Propiedades de Lujo de Pekín, inaugurada ayer, muestra la oferta de 60 expositores de 26 países

Pekín -

Los inversores chinos lo tienen claro: quieren algo excepcional, como un viñedo propio con el que producir una marca de vino que lleve su nombre, un castillo de siglos de historia en el que descansar o un chalé en la Costa Blanca, a orillas del Mediterráneo. Ésas son algunas de las demandas más destacadas de los visitantes chinos en la Feria de Propiedades de Lujo de Pekín, inaugurada ayer, con 60 expositores de 26 países.

Desde castillos o viñedos europeos a islas paradisíacas privadas e, incluso, fincas en reservas de animales en el sur de Africa son el tipo de propiedades a la venta en este evento, que celebra este año su tercera edición con la incorporación de cinco nuevos países, entre ellos, España.

El perfil de los compradores es variado, pero uno resalta por encima de los demás: “Vemos muchos compradores que piden propiedades trofeo, es decir, de las que puedan alardear frente a sus amigos, como por ejemplo, un viñedo o un castillo en Francia o Italia”, comenta a Efe el organizador del evento, Olivier de Tréglodé.

Esa exclusividad se mide, en ocasiones, según la antigüedad de la propiedad. Los chinos ricos “buscan las propiedades europeas, porque en Europa tenemos las antiguas construcciones y en China se está apostando por las modernas y nuevas”. De media, el precio base parte de los 1,5 millones de euros y puede ascender hasta los 130 millones de euros.

Vida agradable

También puede ser menor, como ocurre en la oferta de las dos representaciones españolas que participan por primera vez en la feria este año. Es el caso de Daisy Zhang, de nacionalidad china que, tras 4 años viviendo en Barcelona, fundó una inmobiliaria de lujo, Dragon Invest, en la urbe catalana y este año decidió participar en la feria para ofrecer a su “gente” un “trocito” de la ciudad en la que reside.

El inversor chino también se encuentra con otra oferta española a dos pasos del expositor de Zhang, en esta ocasión, con propiedades a la venta ubicadas en la Costa Blanca. “Tenemos más de 2.800 casas construidas, somos un grupo con más de 40 años de historia y venimos a China para que los clientes chinos nos conozcan, que sepan de Valencia, Alicante...”, comenta una representante del Grupo Vapf, Ling Xiao. Su fuerte es el sol, destaca Xiao, para quien lo más importante de lo que venden es el clima de esta zona del Mediterráneo y de la “vida agradable que se puede tener allí”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS