El PP apela al consenso pero se asegura el control absoluto de RTVV

La oposición exige pluralidad y critica la opacidad y la manipulación

Los portavoces y la mesa de la comisión de RTVV en las Cortes.
Los portavoces y la mesa de la comisión de RTVV en las Cortes.CARLES FRANCESC

El PP tuvo que sobreactuar este miércoles en las Cortes Valencianas. Su discurso insistió hasta la saciedad en la voluntad de consenso con la oposición mientras sus votos aprobaban una enmienda al proyecto de ley del nuevo Estatuto de Ràdio Televisió Valenciana (RTVV) que permite esquivarlo. Consiste en superar la mayoría de control habitual en el nombramiento de los consejos de administración de los entes públicos, como la que ha existido hasta ahora en la cadena pública autonómica. A partir de ahora, si no hay acuerdo con la oposición y no se obtiene una mayoría cualificada de tres quintos, el PP podrá imponer su mayoría absoluta en segunda votación para elegir al director general y a los miembros del consejo de administración.

La diputada popular Alicia de Miguel alegó, en la comisión de las Cortes en la que se debatieron las enmiendas, que el PP espera que los grupos serán capaces de “llegar a los tres quintos” pero que, en todo caso, la segunda vuelta impedirá el bloqueo. “Ustedes tienen la manía de bloquear todas las propuestas del PP”, acusó a la oposición, tras asegurar que el hecho de que se abra la posibilidad de copar el consejo “no quiere decir que se vaya a utilizar”.

De Miguel volvió a esgrimir que el “tripartito” catalán presidido por José Montilla introdujo esa segunda votación en la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals y tachó de “hipócrita” la postura de la oposición, que se ha unido en la alternativa al conjunto del proyecto del Consell. El socialista Josep Moreno le recordó que el decreto de Montilla desbloqueó el nombramiento del presidente de la Corporació tras la dimisión de su titular, dado que el PP, con CiU y el independentista Joan Laporta, lo habían bloqueado, pero añadió que ha sido ese otro “tripartito” el que ha roto la garantía de consenso en la ley con una modificación aprobada hace unos meses.

Moreno propuso formalmente al PP introducir en el proyecto de RTVV la segunda vuelta por mayoría absoluta para desbloquear la elección de vacantes durante el mandato del consejo de administración pero mantener la mayoría de bloqueo en la elección, de manera que tenga que consensuarse su composición. No obtuvo respuesta de los populares.

Tampoco logró que se ampliase el número de consejeros, que ahora se reducirá a ocho, para no marginar a los grupos minoritarios. Y, en respuesta a De Miguel, que insistió en que se garantizará la pluralidad, dijo que los socialistas están dispuestos a ceder una plaza e invitó al PP a ceder otra para garantizar que Compromís y Esquerra Unida puedan estar en el máximo órgano de gobierno de la radiotelevisión autonómica. Tampoco el PP acusó recibo de la propuesta.

Sí que modificaron los populares uno de los aspectos criticados por la oposición en relación con la capacidad de contratación del director general, que quedó reducida de cinco millones de euros a un millón.

El manejo del dinero, que ha llevado a casos de corrupción como el que tiene imputado al exdirector general, Pedro García, por las comisiones ilegales de la trama Gürtel en la transmisión de la visita del Papa a Valencia en 2006, y la manipulación informativa centraron las críticas de los grupos de izquierda.

En opinión de Enric Morera, de Compromís, lo que pretende el PP con la nueva ley de RTVV es “un golpe de estado mediático” tras haber llevado la cadena autonómica de radio y televisión a “las cotas más bajas de credibilidad y gasto incontrolado”. La propuesta de la oposición de que el valenciano sea la lengua vehicular en toda la programación de RTVV fue objeto de discusión con el PP, que sostiene su utilización “preferente”.

Para Marga Sanz, de Esquerra Unida del País Valencià, el proyecto del Consell persigue “jibarizar la RTVV” y mantener el carácter “opaco” en la utilización de un servicio público.

La diputada popular Maira Barrieras acusó a la oposición de mirar al pasado por centrarse en los casos de corrupción, la manipulación y la denuncia del intento de privatizar y externalizar la producción. “Lo que pasa es que cuando miramos al futuro no queremos que el pasado se repita”, respondió Marga Sanz.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS