Urkullu alienta su idea de gobernar en solitario sobre “acuerdos de país”

El futuro 'lehendakari' elogia el clima de diálogo alcanzado con la oposición

Iñigo Urkullu, antes de su comparecencia, en la sede del PNV.
Iñigo Urkullu, antes de su comparecencia, en la sede del PNV.SANTOS CIRILO

La apuesta preferida del PNV de liderar un Gobierno vasco en solitario coge aire. Iñigo Urkullu, futuro lehendakari tras asegurarse su elección con la abstención de EH Bildu y PSE-EE, ha cerrado este martes la ronda de contactos con el resto de grupos parlamentarios convencido de que será posible alcanzar “acuerdos de país” sin comprometerse a pactos de más largo alcance. Satisfecho por el clima de diálogo con la oposición, el presidente del PNV, tan prudente como siempre, evitó decantarse por una fórmula concreta de gobierno y por eso remitió al balance de las reuniones de trabajo que comenzarán la próxima semana para conocer la solución definitiva, aunque en su fuero interno persigue evitar los incómodos revolcones en el Parlamento.

De momento ya existe un documento de trabajo, difundido este martes, que permitirá profundizar en las tres líneas estratégicas que el PNV ha esbozado a los cuatro grupos de la oposición; acuerdo económico y social, paz y convivencia y futuro del autogobierno vasco. Además, los nacionalistas no han desaprovechado cada una de las visitas para tantear un posible reparto futuro de cargos institucionales, empezando por la composición de la Mesa del Parlamento y, en especial, de su presidencia a la que aspiran con la guipuzcoana Bakartxo Tejería como candidata. Incluso, en estas conversaciones preliminares, los nacionalistas han visto con buenos ojos que otras cuestiones significativas como el futuro modelo de ETB puedan ser planteadas en el transcurso de las negociaciones. Laura Mintegi, por ejemplo, agradeció esta disposición.

En los diez folios del documento es significativo, además, cómo se suceden los guiños a cada una de las formaciones invitadas al acuerdo. En su redacción, el PNV ha tenido especial sensibilidad para trasladar terminologías acuñadas por el resto de los partidos. Así se puede leer la voluntad de acometer la “racionalización del entramado institucional, sociedades públicas, organismo autónomos y entidades participadas” hasta la elaboración de planes de reactivación comarcal que, por ejemplo, defiende con ahínco la izquierda abertzale. A su vez, los nacionalistas dedican todo un epígrafe en su propuesta de Acuerdo Económico y Social a “la nueva política fiscal” y a la lucha contra el fraude, que deja satisfecho al PSE-EE como se encargó de enfatizar el propio Patxi López ante el Comité Nacional, el pasado martes en Bilbao.

En los planes sobre el futuro del autogobierno, apenas veinte líneas que no despiertan inquietudes ni despejan intenciones. Como único dato, la voluntad del PNV de constituir en el primer semestre de 2013 una ponencia especial dedicada a elaborar una propuesta sobre una materia tan delicada para el resto de la oposición y por muy diferentes motivos.

En base a las primeras sensaciones de esta ronda de cortesía, y sobre todo por la voluntad compartida de mantener el clima de diálogo por encima de las diferencias, Urkullu cree que hay mimbres suficientes para “llegar a acuerdos de país”. El líder del PNV dijo este martes que aprecia una base “firme y suficiente” para estas coincidencias, aunque la prueba de fuego comenzará a partir de la próxima semana cuando se inicien las reuniones de trabajo, ya con carácter más reservado. Con anterioridad, los nacionalistas esperan las primeras reacciones a su documento programático, a modo de propuestas alternativas, y así intuir el grado de afinidad respecto a la “agenda de país”, como definió Urkullu al compendio de la crisis, la paz y la libertad y el futuro del autogobierno.

Así las cosas, Urkullu admitió este martes, al comparecer en Sabin Etxea, que no quiere dilatar este proceso para formar “cuanto antes” un programa de Gobierno en el Parlamento “con solidez” suficiente que dé imagen de “estabilidad y confianza”. En ese intento, el PNV no se olvida tampoco de procurar un acuerdo institucional que garantice la aprobación de los Presupuestos a las tres Diputaciones y el Gobierno.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS