SESIÓN DE INVESTIDURA

El debate sobre la soberanía entra en el Parlamento desde la investidura

Iñigo Urkullu y Laura Mintegi evidenciarán dos modelos antagónicos

Urkullu se dispone a sentarse en su escaño en el pleno de investidura.
Urkullu se dispone a sentarse en su escaño en el pleno de investidura.l. rico

La apelación a la soberanía será un recurso cotidiano a partir de ahora en los debates del Parlamento vasco. Como ya se preveía, EH Bildu se encargará de ello. Además, con episodios como el vivido ayer en torno a la supresión de la extra de Navidad a 67.000 funcionarios vascos, todo le será más fácil. La inmediata intercesión del Tribunal Constitucional, que voltea al Gobierno vasco en vísperas de la investidura de un nuevo lehendakari, recuerda el límite competencial de Euskadi por la vía del acatamiento y de paso aviva con ejemplos el ímpetu de quienes abogan ya por un nuevo marco jurídico.

Para la candidata Laura Mintegi, el derecho a decidir es la única solución viable capaz de incardinar un modelo de país que dé respuestas eficaces a las exigencias económicas, la principal preocupación también para la coalición abertzale. Y EH Bildu insistirá en encauzar esta aspiración política durante esta legislatura porque advierte de que solo quedan dos caminos: “Obedecer o buscar un amplio acuerdo de país que lleve a la soberanía”, aseguró ayer una portavoz de este grupo parlamentario.

El PNV ya se imagina la línea argumental abertzale en esta sesión y en las venideras. Por eso, su candidato a lehendakari, Iñigo Urkullu, raseará mucho más las propuestas del discurso para su investidura, obligado por su responsabilidad inmediata de gobierno. Lo hará sin exclusiones para cristalizar así la oferta de mano tendida a la que los nacionalistas aluden con frecuencia, conscientes de su debilidad parlamentaria cuando imaginan retos tan determinantes en el ámbito económico como los presupuestos. Pero el líder jeltzale también será concluyente en cuestiones como la paz y la convivencia y ahí tendrá tiempo de mirar hacia la bancada de EH Bildu.

A su vez, Mintegi tampoco se mostrará intransigente desde la tribuna porque EH Bildu viene a dejar “puertas abiertas con todas las formaciones”, recordó ayer una de sus portavoces. Pero en la coalición son “conscientes” de que la diferencia entre su modelo y el del PNV es “abismal”, asume la misma fuente. A esta significativa conclusión llegó el grupo abertzale tras la segunda reunión dentro de la ronda de contactos abierta por los nacionalistas, ganadores de las elecciones del 21-O. “Les falta concreción, fueron con un cheque en blanco después de vernos la primera vez, y con las mismas recetas de siempre”, recuerdan en EH Bildu, desde donde aseguran, sin embargo, que su relación con el PNV “no ha variado”.

La paralización de la extra de Navidad revoloteará por el Parlamento

Para concretar las bases de su discurso, Mintegi se dirigirá en ocasiones puntuales a la tribuna de los 300 invitados de la Cámara donde se sentarán trabajadores en paro, asociaciones, “representantes de la ciudadanía”, para demostrar que la “salida” a los problemas sociales, económicos y políticos pasan en Euskadi por “llevar a la práctica en esta legislatura el derecho a decidir”. EH Bildu entiende que es el único camino “porque se ha demostrado día a día que el Estatuto ha llegado a su techo y que, incluso, el propio Concierto Económico está superado”, insisten. Es ahí donde rescatarán la idea de “confrontar desde el respeto” otro modelo “porque es el papel”, dicen, “que nos han encargado nuestros votantes”.

La coalición independentista, dispuesta a aprovechar “cada minuto” de este debate, como admitió una de sus parlamentarias, ya que le retrata de facto como auténtica alternativa, confirmará a Julen Arzuaga como portavoz suplente. Este abogado alavés, a quien Laura Mintegi hubiera nombrado consejero de Interior en su gobierno, intervendrá en el turno de réplicas para así proyectar su figura, que será habitual durante la legislatura.

Urkullu asume que habrá una lógica presión escénica, favorecida por un coro ambiental más identificado con EH Bildu, pero en su entorno recuerdan que tiene “digerido” el contenido de su discurso, donde la preocupación por la crisis será una constante. Sin embargo, es muy posible que el resto de los grupos se desentiendan, de entrada, para que comprenda, al menos, el significado de gobernar en solitario.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS