El nuevo Gobierno vasco

Urkullu potencia con Erkoreka el peso político y de negociación

El hasta ahora responsable del grupo del PNV en el Congreso será consejero de Administración Pública y Justicia y portavoz Las carteras de Interior y Economía se transforman Estefanía Beltrán de Heredia llevará Seguridad Ricardo Gatzagaetxeabarria asume Hacienda y Finanzas

Urkullu, en el Parlamento tras su designación como 'lehendakari'.
Urkullu, en el Parlamento tras su designación como 'lehendakari'.Adrián Ruiz de Hierro (efe)

Iñigo Urkullu  ha definido nítidamente sus prioridades políticas en la confección de su primer Gobierno vasco. Así, en un escenario de mayoría absoluta del PP en Madrid, donde la capacidad de influencia era ya imposible y de debilidad parlamentaria del PNV en Vitoria, el lehendakari ha preferido potenciar su gabinete situando como su mano derecha a Josu Erkoreka, que aportará el mayor peso político, al que contribuye con un curtido perfil negociador reconocido por los demás partidos y que alcanzó una especial significación durante los Gobiernos de Rodríguez Zapatero.

Reconocido como la cara amable del nacionalismo democrático en el Congreso durante las cuatro últimas legislaturas —tres, como portavoz—, este abogado vizcaíno asume ahora la cartera de Administración Pública y Justicia además de la significativa función de portavoz. Urkullu apuesta por Erkoreka para asegurarse la controvertida pero esencial función de comunicar, pero, sobre todo, para engrasar las negociaciones en un Parlamento vasco que se antojan complicadas desde la posición de minoría del PNV. Y cuando sea necesario, con Rajoy.

Además, como prueba evidente de que Madrid ha perdido para el PNV el encanto que tuvo con gobiernos necesitados de alianzas, Urkullu también incorpora a su Ejecutivo paritario de ocho miembros —el más reducido de la democracia vasca— a Arantza Tapia, cabeza de lista por Gipuzkoa en la Cámara Baja, ingeniera industrial y cualificada representante del equipo de confianza de Joseba Egibar para que asuma Desarrollo Económico y Competividad.

Arantza Tapia dirigirá una amplia área volcada en el crecimiento

Erkoreka ejemplifica, además, el perfil de este nuevo Gobierno vasco, situado en la generación de su presidente, 51 años. Al igual que el diputado vizcaíno, el resto de los consejeros, todos ellos universitarios, disponen de un currículo curtido en diversos cargos públicos. Es un Gobierno con lógica mayoría de militantes del PNV a excepción de los independientes Cristina Uriarte (Educación, Política Lingüística y Cultura) y Ana Isabel Oregi (Medio Ambiente y Política Territorial), aunque esta ha ocupado varios cargos en la Administración vasca durante los Gobiernos tripartitos de Ibarretxe en departamentos asignados a Eusko Alkartasuna (EA).

Urkullu ha transformado varias carteras para alcanzar la reducción anunciada en su discurso de investidura a modo de austerida, pero resulta especialmente significativo que desaparece Interior, una denominación históricamente ligado al sentimiento peneuvista. A partir de ahora, en un escenario de paz, donde la Ertzaintza polariza las principales competencias, pasará a denominarse Seguridad, nombre que ahora recibía una de las viceconsejerías. Al frente, una mujer, la parlamentaria Estefanía Beltrán de Heredia, como ocurría con Idoia Mendia en la recta final del Gobierno López y que, de paso, cumple la cuota alavesa.

En este departamento, nada es casual. Se olvida de su nombre habitual para responder a las exigencias ya advertidas en el programa del PNV bajo el propósito de sintonizar con el actual momento y, por otra parte. asigna la responsabilidad a una persona que huya del carácter severo tradicionalmente asociado a los consejeros de este área.

Todo el Gobierno ha trabajado junto durante las dos últimas semanas

Pero quizá la segunda apuesta más estratégica de Urkullu, tras la recuperación de Erkoreka para la política vasca, se identifica con el papel expansivo otorgado a la poderosa cartera de Desarrollo Económico y Competitividad, que se pone en manos de Arantza Tapia, curtida durante años en los ámbitos universitarios, profesionales y de la Administración pública, donde ha dispuesto de varios cargos de responsabilidad política.

En su macrocartera, y en un ejercicio de incuestionable confianza por parte del lehendakari, las políticas de Tapia irán encaminadas especialmente al crecimiento expansivo de Euskadi al asumir un compendio de competencias que hasta ahora eran asignadas a Industria, Innovación y Turismo (Bernabé Unda) y Vivienda, Obras Públicas y Urbanismo (Iñaki Arriola). En el complemento económico, Ricardo Gatzagaetxebarria, asistido de una reconocida preparación y con capacidad suficiente en una negociación para ganar por agotamiento del contrario.

Y ya entre las novedades destaca especialmente Cristina Uriarte, cuya trayectoria en el ámbito de la universidad ha venido siguiendo con especial intensidad Urkullu en los últimos años. Se trata de la segunda representante de Gipuzkoa en un Gobierno que ha venido trabajando desde hace dos semanas y silenciando su designación.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS