Los astilleros de Cádiz se movilizan entre temores de inminentes ajustes

Los trabajadores piden que el Gobierno cumpla y llegue carga de trabajo

Instalaciones de Navantia en Puerto Real (Cádiz).
Instalaciones de Navantia en Puerto Real (Cádiz).eduardo ruiz

Unas 2.000 personas, la práctica totalidad de las plantillas de los tres astilleros de la bahía gaditana, se han movilizado este jueves frente al Ayuntamiento de Cádiz para reclamar los contratos anunciados por el Gobierno del PP que todavía, tras un año de promesas, no se han materializado. La protesta, que transcurrió sin incidentes, recogía también el temor y la indignación por recientes declaraciones de miembros del Ejecutivo central que han disparado la incertidumbre.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, pidió este lunes a los trabajadores de astilleros que dieran buena imagen para no enturbiar las negociaciones para conseguir nuevos contratos. Pero lejos de tranquilizar los ánimos estas palabras indignaron a los operarios. "Lo que tiene que hacer es conseguir los contratos que su Gobierno anunció", sostuvo el presidente del comité de San Fernando, José Antonio Oliva. Tampoco aliviaron la incertidumbre las palabras del subdelegado del Gobierno en Cádiz, Javier de Torre, quien dijo que ya quisieran otros empleados tener la tranquilidad de la plantilla de Navantia "porque están cobrando sus nóminas cada mes".

El último en sumarse ha sido el presidente de Navantia, José Manuel Revuelta, quien no ha descartado futuros ajustes bajo el argumento de que "España no está para subvencionar empresas en pérdidas". Estas palabras fueron ratificadas este jueves por el presidente de la SEPI, Ramón Aguirre. "Los trabajadores deberán asumir ajustes de retribuciones porque o se reducen las pérdidas o habrá que disminuir el capital social de la empresa". Aguirre cifró las pérdidas de Navantia en 169 millones en tres años.

La protesta de este jueves ha arrancado desde el astillero de la capital gaditana y ha terminado frente al Ayuntamiento, donde los representantes sindicales han tratado sin éxito de reunirse con la alcaldesa de Cádiz y diputada del PP en el Congreso, Teófila Martínez. "Nuestro objetivo es recordarle a los cargos del PP, al ministro y al subdelegado que no vamos a parar hasta conseguir carga de trabajo", ha asegurado Oliva. "No sé si atreverme a llamar a nuestro presidente tonto o inepto", ha añadido, "pero sus declaraciones lo único que hacen es alarmar más. No buscamos que nos subvencionen sino que lo que queremos es trabajar".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS