Saura evoca la “agresividad” contra el tripartito

El exconsejero invita a PSC y Esquerra a hacer un balance de aquella época y de los errores cometidos

Saura, presidente saliente de ICV,
Saura, presidente saliente de ICV,TONI ALBIR (EFE)

Joan Saura se despidió este sábado definitivamente de la dirección de Iniciativa a la búlgara. Su informe de gestión fue aprobado sin ningún voto en contra y con solo nueve abstenciones del más de millar de delegados.

Tras las intervenciones de los portavoces de las delegaciones el ahora senador subió al estrado para, como ya había hecho el viernes, evocar la época del tripartido con distancia. No se privó de invitar abiertamente al PSC y Esquerra a una “reflexión conjunta sobre el balance positivo y los errores cometidos” en aquella época, cuando fueron presidentes de la Generalitat Pasqual Maragall y José Montilla.

Para Saura, la “desaparición” del que tenía que haber sido “el gobierno de los mejores”, en referencia a CiU, está sirviendo para “revalorizar” a aquellos dos ejecutivos de izquierda. Saura fue más allá que 24 horas antes y denunció la “agresividad que sufrimos de algunos poderes mediáticos, especialmente la gente de Iniciativa. Debería estudiarse en las escuelas de periodismo”. El objetivo, añadió, no era otro que desestabilizar a la formación porque sus diputados facilitaban una alternativa al nacionalismo y por el contenido de las políticas que aplicaban en los departamentos de Interior y de Medio Ambiente. “Decían que eso suponía un freno al desarrollo económico”, recordó Saura

“No siempre tuvimos la complicidad de nuestros socios”, remachó el que ha sido presidente de ICV durante los últimos 13 años

“No siempre tuvimos la complicidad de nuestros socios”, remachó el que ha sido presidente de ICV durante los últimos 13 años. El PSC, por ejemplo, ha seguido la senda de la Junta de Andalucía y reclama ahora que se expropie por ley a los bancos las viviendas afectadas en procesos de desahucio para entregarlas a esas familias sin recursos. Bajo el gobierno de Montilla esa era la pretensión de la Ley de la Vivienda que se hizo, pero nunca llegó a materializarse. Los socialistas lo justifican ahora afirmando que el problema de entonces era el precio de la vivienda, no los desahucios.

Los dirigentes del PSC también cargan a menudo contra los conciertos económicos a las escuelas de élite, incluidas las que segregan por sexos, pero la ley que lo hace posible la impulsó el consejero Ernest Maragall con el apoyo de CiU y la oposición de ICV. Algunos diputados socialistas todavía comparan la lealtad al partido que mantuvieron entonces, pese a no compartían el contenido de esa ley, con la crítica que practicó el exconsejero con el PSC en sus dos años de diputado hasta acabar abandonando el partido y creando una nueva fuerza política. Por medio quedó un gran desgaste del entonces incipiente liderazgo de Pere Navarro.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS