LIGA ENDESA

El Lagun Aro lo tiene muy difícil

La derrota en Valencia recorta al máximo las escasas posibilidades de salvación

Stefan Markovic recibe una falta del jugador del base del Lagun Aro, Raulzinho Neto.
Stefan Markovic recibe una falta del jugador del base del Lagun Aro, Raulzinho Neto.Biel Aliño (EFE)

Un buen tercer cuarto del Valencia Basket, sellado con un parcial de 26-7, le bastó hoy a los locales para doblegar a un inconsistente Lagun Aro GBC, que tras esta derrota necesita un milagro en las cuatro ultimas jornadas de la Liga Endesa para evitar el descenso.

El equipo local dejó crecer las esperanzas visitantes en la primera parte con una defensa poco activa y le bastaron los puntos de Justin Doellman y Bojan Dubljevic para controlar el choque.

Sin embargo, cuando en el tercer parcial unió a los puntos de sus dos interiores una línea de presión más agresiva, rompió el choque y sumó su tercera victoria consecutiva.

El Lagun Aro saltó a la pista dispuesto a buscar su opción de triunfo. Dirgido con brío por Raulzinho Neto y con un incisivo Iván Paunic, logró anotar con cierta fluidez inicialmente pero fue incapaz de impedir que los interiores locales, Doellman y Dubljevic, agujerearan su defensa con tiros exteriores.

Con el camino hacia el aro vasco despejado, Rodrigo San Miguel y Pau Ribas alimentaron sin dificultad el casillero local y pusieron a prueba la dureza mental visitante sin tener que estar especialmente activo el Valencia en defensa (25-18, minuto 10).

Primero fue Qyntel Woods quien sostuvo al Lagun Aro. El estadounidense espoleó con un par de robos la defensa y ajustó el marcador con un par de canastas, pero cuando de la mano del debutante Jason Robinson y de Dubljevic el Valencia reabrió su hueco, fueron un par de triples de Javi Salgado los que le dieron aire antes del descanso (44-39, minuto 20).

En la reanudación, el Valencia se puso el mono de trabajo. Adelantó sus líneas con un Doellman muy activo y ese simple paso adelante le bastó para ahogar a un Lagun Aro dormido, al que un parcial de 11-0 le dejó al borde del KO (55-39, minuto 24).

Con su rival contra las cuerdas, el Valencia no bajó el ritmo. Tres triples casi consecutivos, dos de Rafa Martínez y uno de San Miguel, tumbaron definitivamente a un equipo que trató de refugiarse, sin ningún éxito, en los tiros de un negado Morris Finley y que sólo anotó siete puntos en el tercer cuarto (70-46, minuto 30).

Cuando el equipo de San Sebastián despertó, ya era tarde. De hecho, su intento de maquillar el resultado tuvo poco recorrido pues coincidió con los minutos de inspiración de Thomas Kelati y el Valencia cerró por 28 puntos de diferencia un triunfo que le refuerza en la lucha por la cuarta plaza.

 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción