Otro clásico en el Reyno de Navarra

La Real acude en situación muy diferente a la de otras temporadas ante un Osasuna necesitado

Mendilibar da instrucciones al centrocampista cordobés Alvaro Cejudo.
Mendilibar da instrucciones al centrocampista cordobés Alvaro Cejudo.Jesus Diges (EFE)

La visita de la real Sociedad a Pamplona es un clásico. Al menos, así se vive entre las dos aficiones. A la efemérides reconocida ha contribuido una larga lista de enfrentamientos dentro y fuera del campo con los dos equipos en situaciones bien distintas. Ahora, llega un conjunto guipuzcoano con la Champions entre ceja y ceja, mientras Osasuna necesita del oxígeno de esta victoria para no mirar hacia abajo con preocupación.

Se trata de un duelo entre dos conjuntos que cifran sus objetivos en escaleras diferentes.La real Sociedad está enrachada con un juego acompasado, hilvanado en cada una de sus líneas, donde nadie desafina. En el caso navarro, Mendilibar, que acaba de perder la participación de su defensa Raúl a última hora, está mucho más preocupado de ir sumando para asegurar cuanto antes la permanencia, aunque siempre en su campo es un rival complicado.

Osasuna ha dado un paso atrás cuando se creía que lo suyo estaba encarrilado. Su derrota en los tres últimos partidos disputados en Pamplona vuelven a sembrar de dudas el terreno por el que pisa. En el caso de la Real, es todo lo contrario porque alli por donde va deja la tarjeta de ganador y sin vacilaciones.

Mendilibar sabe que el equipo se ha complicado la vida al no sumar ninguno de los nueve puntos ante Athletic, Atlético de Madrid y Espanyol. Precisamente la derrota ante los catalanes quizá fue el golpe más duro por la igualdad en la clasificación entre dos equipos que tienen como objetivo la pernanencia. Además, Osasuna no ha sabido reaccionar en campo contrario a excepción de la victoria en el campo del Valladolid. No obstante, todavía dispone de una ventaja de tres puntos sobre la zona de descenso.

Siguen siendo bajas en Osasuna por lesión Anthony Annan y Sisinio González "Sisi", a los que se une para el partido de mañana Joseba Llorente al estar cedido por la Real Sociedad y los defensas Marc Bertrán y Rubén González.

La Real Sociedad buscará su primer triunfo ante Osasuna con Philippe Montanier en el banquillo para fortalecer sus opciones de clasificarse para la Liga de Campeones. Los donostiarras se presentan con las bajas de Zurutuza y Asier Illarramendi, algo que no ha ocurrido en toda la temporada y las posibilidades de recambio no son muy amplias, por lo que Rubén Pardo o Gorka Elustondo acompañarán a Bergara en el pivote.

Es significativa la presencia de Carlos Vela, que vuelve al estadio en el que empezó a labrarse un prestigio profesional como máximo goleador del equipo. Su capacidad desequilibrante es la amenaza para Osasuna.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción