Saliendo del anonimato

El disco en directo de Los Madison puede ser el espaldarazo definitivo del grupo madrileño

Los Madison, en una fotografía promocional.
Los Madison, en una fotografía promocional.

El primer disco que se compró Txetxu Altube en su vida fue Cambio de planes (1993), de Los Secretos. “Si hace diez años me dices que vamos a tocar con Álvaro Urquijo [vocalista de Los Secretos], no me lo creo”, dice Altube. “Y el hecho de decir esa noche: 'Y ahora viene Álvaro Urquijo', y que saliera él, fue uno de los momentos más emocionantes de esa noche”.

La noche a la que se refiere el cantante de Los Madison tuvo lugar en noviembre del año pasado, cuando los madrileños grabaron en los Teatros del Canal, su cuarto disco, primero en directo y otro peldaño para que dejen de ser un grupo de culto, de esos que recomiendan otros músicos. Desde luego, el reconocimiento de sus compañeros lo tienen. “Esa noche” recibieron, además Urquijo, el apoyo de Miguel Ríos, Carlos Tarque (M Clan) y Mikel Erentxun. “El que vinieran a tocar es porque creen en lo que estamos haciendo”, afirma Altube.

La idea de grabar un disco en directo no fue de Los Madison, que en un principio se plantearon simplemente actuar a beneficio de la ONG Special Olympics, que fomenta el deporte entre personas con discapacidad psíquica: “Pero todo casaba, pues se cumplían diez años del grupo”, cuenta Altube, de 35 años. “La gente de Special Olympics creyó más en el proyecto que nosotros mismos, porque cuando nos hablaban de las cifras de alquiler del teatro o del número de gente que cabía ahí, se nos escapaba. No estábamos a ese nivel y ellos nos colocaron en él”. Desde la ONG les persuadieron también de que, ya que estaban, grabaran la actuación en audio y vídeo.

Con Los Secretos, o con Antonio Vega, otro de sus ídolos, Altube comparte su tendencia a la melancolía en las canciones: “Es donde más cómodo me encuentro componiendo. No me preocupa que se tachen de canciones tristes, para mí son las más importantes”, explica.

De los cuatro Madison, sólo el cantante vive de la música. Su hermano Carlos (bajista) es aparejador, el guitarrista José Luis Martín es periodista y Alfonso Adánez, batería, es técnico de sonido. Txetxu hace conciertos acústicos en solitario y, además, es guitarrista para otros artistas, como Miguel Ríos. “Es alucinante lo que se aprende de él. No solo en el escenario, sino cuando se baja, cómo trata a su gente y a los fans, nunca le he visto una mala cara. Y, además, es la mejor voz rockera de este país, junto a Carlos Tarque”, dice.

La otra pata que sostiene el sonido de Los Madison es la del rock americano, con inequívocas referencias a Tom Petty o Bruce Springsteen. Con ellos no han tocado aún, pero sí con Joe Grushecky, un compinche de Springsteen, al que conquistaron. “Hace años vino a tocar 15 días seguidos al Chesterfield Café. Eran conciertos gratuitos, fuimos la primera noche a ver qué pasaba y al final nos vimos los todos los conciertos. Nos hicimos amigos suyos, nos fuimos de tapas”.

Los Madison actúan hoy a las 20.30 en la sala Penélope (c/ Hilarión Eslava, 36). 16,50 euros.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS