Idea rebate el informe de la Guardia Civil sobre los cheques de Guerrero

La agencia censura que no le consultaran y aclara el destino de los 18.000 euros

Tres agentes se incautan de documentación durante la Operación Heracles.
Tres agentes se incautan de documentación durante la Operación Heracles.PACO PUENTES

La estrategia de contención y obediencia ante las Fuerzas de Seguridad, norma habitual en las Administraciones, se ha roto de nuevo en el caso de los ERE. La Junta rebatió este jueves con dureza las acusaciones de la Guardia Civil sobre que la agencia pública Idea permitió que el ex director general de Trabajo Javier Guerrero se apropiara de 18.000 euros. Los investigadores elaboraron un informe patrimonial de Guerrero y le acusaron de haber cobrado cuatro cheques que salieron de una cuenta corriente de Idea, agencia pública que pagaba los ERE, hasta una de sus cuentas entre 2002 y 2003.

Pues bien, este jueves la agria respuesta de la agencia Idea lamentó que los investigadores no les consultaran como paso elemental en esta diligencia sobre un cobro supuestamente irregular: “En ningún momento se le ha consultado a esta agencia el destino de estos cheques ni por parte de la Guardia Civil, ni del Juzgado de Instrucción ni de ningún otro organismo. Del mismo modo, toda la información contable de la agencia Idea 2001-2010 le fue remitida a la juez en 2011”, replicaron fuentes de la agencia.

Los cheques extraídos de una cuenta de Idea coincidieron en el tiempo con unos ingresos de similar cuantía en una cuenta de Guerrero, pero la realidad es otra, según la documentación bancaria y los movimientos de tesorería de Idea de esos años: la agencia emitió un cheque de 9.000 euros el 24 de julio de 2003, pero este dinero no acabó en la cuenta de Guerrero. La cobradora fue una empleada de la agencia, que había pedido un préstamo personal como un derecho recogido en el convenio colectivo vigente por aquel entonces en Idea. La trabajadora firmó la recepción del cheque y se comprometió a devolver la suma en 48 meses. Así lo demuestran los documentos oficiales de Idea, los saldos de la cuenta de la agencia y el asiento contable correspondiente.

La justificación de los otros tres cheques por 3.000 euros cada uno, viene dada porque su destino era la caja de la tesorería de Idea. El dinero salió de la cuenta bancaria de la agencia para contar con dinero en efectivo en la caja de la agencia y así atender gastos de funcionamiento ordinario como la limpieza, el transporte del personal de Idea, o indemnizaciones por razón del servicio.

Fuentes del instituto armado restaron importancia a la diligencia, a pesar de la previsible difusión que tendría al ser plasmada en el sumario cuyo secreto se levantó la semana pasada. “No es un informe patrimonial definitivo, y está por comprobar. Se habla de esa coincidencia en las cuentas, pero no se le imputa. Son señales para que la juez lo sepa y se le dé ampliación”, alegaron. Estas fuentes admitieron que las comprobaciones con Idea podrían haber sido realizadas, pero que este tipo de diligencias sin conclusiones definitivas se reproducen en otras investigaciones en curso a lo largo de todo el país. “De hecho, los datos no están reflejados en el auto de prisión de Guerrero”, añadieron.

Los investigadores establecen el vínculo entre Guerrero y las salidas monetarias desde Idea basándose en la diligencia de situación patrimonial del ex alto cargo. En esta diligencia se realizó un estudio de trazabilidad de abonos en cuentas. Es decir, los agentes cruzaron los datos de diferentes cuentas y ataron cabos.

Además, las coincidencias subrayadas en el informe incluyen un cheque por 3.000 euros desde la empresa Atarazanas de Constantina en 2004, que coincide con un ingreso en efectivo en la cuenta de Guerrero cuatro días después. “Se debe hacer constar que la Consejería de Empleo otorgó una ayuda directa de 600.000 euros a esta sociedad en 2003”, destaca el informe policial.

Al mismo tiempo, el estudio achacó al bufete Garrigues dos cheques por 6.127 y 4.209 euros que coincidían con dos ingresos recibidos por el ex director general “el mismo día y un día después” por 6.000 y 4.000 euros. Un portavoz del despacho negó “absolutamente” relación alguna con los ingresos de Guerrero.

Al margen de la entrega genérica que Idea hizo de su información contable a la juez hace dos años, la agencia subrayó ayer que “toda la documentación justificativa se remitirá al Juzgado de Instrucción Número 6 de Sevilla” para demostrar “la legalidad de estos cheques y el correcto uso de los fondos públicos”.

La respuesta de la Junta a la Guardia Civil llega justo un año del primer enfrentamiento desde la Junta hacia la investigación. “Estamos hablando de una causa general contra la Junta, un proceso inquisitorial con fines partidarios”, cargó la consejera de la Presidencia e Igualdad, Susana Díaz. Entonces trascendió que la Guardia Civil consideraba al Consejo de Gobierno partícipe del sistema de ayudas presuntamente fraudulentas al aprobar modificaciones presupuestarias cada año.

Sobre la firma

Javier Martín-Arroyo

Es redactor especializado en temas sociales (medio ambiente, educación y sanidad). Comenzó en EL PAÍS en 2006 como corresponsal en Marbella y Granada, y más tarde en Sevilla cubrió información de tribunales. Antes trabajó en Cadena Ser y en la promoción cinematográfica. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla y máster de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS