situaciòn económica

Trabajadores de Virtisú denuncian su situación ante la sede del Gobierno vasco

El secretario general de ELA recibe a la comitiva que llegó a pie desde la planta vizcaína

Trabajadores de Virtisú en un descanso al llegar a la sede del Gobierno vasco.
Trabajadores de Virtisú en un descanso al llegar a la sede del Gobierno vasco.L. RICO

Los trabajadores de la empresa Virtisú, ubicada entre los municipios vizcaínos de Güeñes y Zalla, han llegado a la sede del Gobierno vasco en Vitoria tras una marcha a pie de 85 kilómetros para protestar por la paralización de la factoría y el impago de los salarios desde hace medio año.

Los trabajadores comenzaron la marcha el pasado martes desde las instalaciones de la planta, hicieron después otras dos etapas con final en Llodio y Murgia y han finalizado en Lakua en demanda de soluciones a la situación de "abandono" que padecen.

Alrededor de 60 de los 105 trabajadores que componen la plantilla de la empresa, en concurso de acreedores, han caminado con el objetivo de ser recibidos por responsables del departamento de Industria del Gobierno vasco para exponerles la "complicada" situación que atraviesa Virtisú y demandarle soluciones que garanticen su viabilidad y el mantenimiento del empleo.

Según ha señalado el representante de ELA en el comité de la empresa, Alex Hernández, han sido "tres días muy duros", pero ha indicado que, aún así, siguen "con fuerza" para conseguir "desenmascarar a los empresarios corruptos" e ir en contra del grupo Jofel, propietario de la planta vizcaína, y denunciar la culpabilidad del concurso.

Esto se debe a que, según fuentes sindicales, el grupo Jofel tiene "un plan" diseñado para "quedarse con los clientes, dejar la deuda en el concurso de Virtisú, dejar la plantilla en la calle y seguir produciendo como si no hubiese pasado nada".

El secretario general de ELA, Adolfo Muñoz, ha mostrado su apoyo a estos trabajadores y exigido al Gobierno vasco y a la Diputación foral de Bizkaia, propietaria de parte de la maquinaria de la empresa, que se pongan "al frente" en la defensa de estos empleos.

"Los trabajadores necesitan que la clase política despierte", ha señalado Muñoz, quien ha criticado que las ayudas de las instituciones vascas no crean empleo, sino que "dan dinero directamente a los empresarios", alguno de los cuales son "golfos que, por ganar más, no tienen ninguna duda en acabar con las empresas y con los puestos de trabajo".

Durante la concentración frente a la sede del Ejecutivo autonómico un centenar de personas han coreado consignas como "Gobierno vasco, implicación" y han portado una pancarta en la que se leía en euskera "No al cierre de Virtisú".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS