la lucha contra los desahucios

La Cámara analizará expropiar pisos a los bancos pese al ‘no’ de Urkullu

Estudiará, a propuesta del PSE, que la vivienda sea un derecho exigible por ley

El PSE a la hora de votar su plan de viviendas
El PSE a la hora de votar su plan de viviendasL. RICO

El Parlamento admitió a trámite ayer la proposición de ley registrada por el PSE para que Euskadi tenga su propia Ley de Vivienda. El documento es el mismo que el Gobierno socialista elaboró en la pasada legislatura y que no se debatió debido al adelanto electoral, pero con una añadidura: recoge entre su articulado la expropiación forzosa de viviendas a los bancos en caso de que los pisos estén habitados por personas en “especiales circunstancias de emergencia social” que vayan a ser desahuciadas, lo que recogería por ley la iniciativa que Andalucía ha puesto en marcha a través de un decreto legislativo. La proposición de ley presentada por Bixen Itxaso recoge que se expropie temporalmente el uso de la vivienda a los bancos por un máximo de tres años, un tiempo en el que las personas que sigan viviendo en ese piso tendrán que pagar una renta social nunca superior al 30% de sus ingresos.

Es el punto novedoso de una propuesta entre cuyas claves se encuentra que la vivienda sea un derecho subjetivo, es decir, que los ciudadanos pueden recurrir ante los juzgados en caso de que se vean desprovistos de un hogar, al igual que ocurre en Euskadi en otros ámbitos como el de las ayudas sociales. El derecho, tal y como está redactado, entraría en vigor paulatinamente, a lo largo de tres años. En el primero, para las familias más numerosas —a partir de tres miembros— con menos de 15.000 euros de ingresos anuales, después se incluiría a las unidades de dos personas con menos de 12.000 euros anuales y, finalmente, se incorporarían las personas que viven solas con menos de 9.000 euros al año. Esta última iniciativa es uno de los elementos que el PNV, que rechazó admitir a trámite la propuesta, más critica.

El derecho a la vivienda

El parlamentario Norberto Aldaiturriaga advirtió de que supondría 560 millones de euros —un cálculo del anterior Gobierno que la Oficina de Control Económico puso en duda—, lo que induciría a un mayor endeudamiento. La propuesta, abierta ahora a modificaciones que planteen los grupos parlamentarios, va en contra de lo que el Gobierno y el PNV quieren. EH Bildu y UPyD salvaron la propuesta socialista de una quema idéntica a la que sufrió la proposición de ley del PSE de Ley Municipal. Lo hicieron con un solo voto de diferencia, el de UPyD, respecto al bloque PNV-PP, que censuró con dureza la iniciativa. El Ejecutivo estableció su criterio desfavorable a la toma en consideración de la proposición de ley por cuestiones económicas y porque este no contó con el consenso pertinente. Un argumento que los socialistas ridiculizaron acto seguido, recordando que el Gobierno anterior recibió un premio de las Naciones Unidas por el extenso proceso de participación que precedió a la ley. La última razón esgrimida es que el Gobierno está elaborando un anteproyecto de ley de vivienda, pese a que aún no ha hecho público su calendario legislativo y, en la información que aportó en mayo el lehendakari al Parlamento no está —el consejero de Vivienda, Juan María Aburto, sí lo citó en febrero—.

EH Bildu y UPyD ven una buena base en el proyecto del PSE

Esta circunstancia, unida a la admisión del Parlamento a tramitar la propuesta socialista, motivaría un choque de iniciativas sobre la misma cuestión. Los dos gobiernos anteriores, el de Patxi López y el de Juan José Ibarretxe, presentaron al Parlamento sus correspondientes proyectos de Ley de Vivienda poco antes de convocar elecciones y disolver la Cámara. EH Bildu y UPyD coincidieron ayer en resaltar que ven en el proyecto una “buena base” para empezar a debatir la Ley deVivienda, aunque al mismo tiempo entienden que hay mucho que corregir. El primer partido de la oposición, la coalición abertzale, señaló a través de su portavoz en materia de vivienda, Marian Beitialarrangoitia, que los puntos clave son los correctos: derecho subjetivo, alquiler (de los 3.800 pisos construidos en 2012, solo 500 eran para alquiler, recordó), expropiaciones y canon a las viviendas vacías, 85.000 en total. Pero advirtió de que en su materialización en el texto existen muchas “lagunas”. La frágil mayoría, por un voto de diferencia, y el rechazo de UPyD a cualquier texto firmado por EH Bildu, obligarán a un arduo trámite parlamentario.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS