Úbeda y Baeza, una década como Patrimonio Mundial

La celebración incluye la vuelta del 'San Juanito', escultura atribuida a Miguel Ángel, a la capilla del Salvador tras una ausencia de 77 años

Una vista de la colegiata del Salvador, de Úbeda.
Una vista de la colegiata del Salvador, de Úbeda.josé manuel pedrosa

Un 3 de julio de hace ahora 10 años las ciudades renacentistas de Úbeda y Baeza fueron declaradas Patrimonio Mundial por la Unesco. Este miércoles, al filo de las seis y media de la tarde, a la misma hora en la que hace una década se conoció la noticia desde París, se ha organizado un repique general desde las numerosas torres y campanarios de ambas ciudades monumentales. Este es uno de los numerosos actos culturales programados para festejar el décimo aniversario de un título que, como reconocen sus responsables municipales, marcó un antes y un después para estas joyas del Renacimiento español que cuentan con más de un millar de edificios protegidos.

Entre las novedades de esta celebración, que se prolongará durante varios días, destaca la apertura al público de los patios y claustros tanto públicos como privados, al estilo de la fiesta de los Patios de Córdoba. Otros lugares turísticos, como la Sinagoga del Agua, celebran este miércoles una jornada de puertas abiertas, mientras que las dos ciudades acogen mercados medievales y han programado distintas citas musicales durante las noches.

El décimo aniversario como Patrimonio Mundial coincide también con la vuelta a Úbeda del famoso San Juanito o San Juan Bautista, una escultura del siglo XV atribuida a Miguel Ángel y que es propiedad de la Fundación Casa Ducal de Medinaceli, dueña de la capilla del Salvador. La escultura, destrozada durante la Guerra Civil, vuelve a su ciudad 77 años después tras una compleja reconstrucción en la ciudad italiana de Florencia. Diversos expertos han confirmado la autoría de Miguel Ángel de esta escultura, que llegará en breve hasta Úbeda.

Las celebraciones han implicado también a Jaén, como elemento de apoyo a la candidatura de la catedral jiennense como un añadido del expediente de Úbeda y Baeza. Los alcaldes de las tres ciudades intervienen la noche del miércoles de manera simultánea y de forma interactiva en un acto para reforzar la unión de este triángulo renacentista. “Nuestra declaración no tendría sentido sin el esfuerzo de nuestros ciudadanos, un valor que nos hace ser más patrimonio mundial”, señaló la concejala de Cultura baezana, María Ortega.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS