Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Seductora agresividad

La israeliana Jasmin Vardimon debuta en Barcelona con un mosaico de fuertes emociones

Un brillante y audaz baile y una sugestiva puesta en escena es lo que exhibe Yesterday, el espectáculo con el que la compañía de Jasmin Vardimon se presentaba por primera vez en Barcelona. Y que se ha convertido en la segunda perla de la programación de danza del Festival Grec, después del aplaudido Plexus.

Vardimon nació y creció en un Kibutz de Israel, donde empezó una carrera como bailarina que la llevó a Londres. Desde 2006, es artista asociada del Sadler’s Wells de la capital británica. Sus trabajos coreográficos se caracterizan por expresar fuertes emociones a través de un baile que mezcla el teatro físico, las tecnologías innovadoras y la palabra. Yesterday, espectáculo creado en 2008 para conmemorar el décimo aniversario de su compañía, está formado por diferentes fragmentos de sus más emblemáticas obras.

Provocación, agresividad, poesía y humor esculpen los trabajos de esta singular creadora. En Yesterday son diversos los temas y las emociones que se barajan: desde las enfermedades y los agresivos tratamientos médicos que se aplican hasta la ideas políticas más reaccionarias, pasando por el maltrato de género, los cambios climáticos y el amor. Todo un mosaico de emociones y sensaciones que embriagaron al numeroso público que llenaba el Mercat de les Flors.

La gran baza del espectáculo son sus ocho magníficos intérpretes. El trabajo coral es impecable. Su baile dinámico y voraz se come el escenario. Sus precisos saltos y giros son hipnóticos, al igual que sus palabras, que ahondan en temas vitales del ser humano. El baile está formado por frases coreográficas sencillas pero de una gran belleza que contrastan, en ocasiones, con los ingratos temas que expresan. Magnífico también el dúo en el que una mujer (la enfermedad) se apodera del hombre (el cuerpo). Brutal y lírico a la vez.

La escenografía está formada por una gran cortina de tiras en la que se proyectan imágenes o fragmentos ampliados del baile que reina en el escenario. La combinación de perturbadoras imágenes audiovisuales con fragmentos irritantes de pasajes sonoros acentúa la agresividad que palpita en este espectáculo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción