ENTREVISTA | RAFAEL CAMPALLO, bailaor

“La práctica del boxeo me da resistencia y fondo”

El bailaor debuta, junto a su hermana Adela, en el Original Flamenco Festival hasta el día 19

Rafael Campallo, el martes en Madrid.
Rafael Campallo, el martes en Madrid.A. GARCÍA

El bailaor Rafael Campallo (Sevilla, 1974) tiene fama de hacer un baile transparente y cuidado; sus ideas parecen ir por la misma ruta. Se expresa conciso y vertical, con madurez y siempre con los pies en la tierra. Ante los argumentos cruciales de su profesión, Campallo no elude la responsabilidad de una respuesta honesta.

Pregunta. El pasado del arte flamenco.

Respuesta. Para mi forma de bailar es muy importante; intento ser el reflejo tanto de lo que me ha gustado como de lo que no. Y es importante que tengamos conciencia de los mayores, de lo que hicieron.

P. El entrenamiento diario.

R. Además de mis horas de ensayo, mi rutina es ganar fondo y en eso, el deporte del boxeo me ayuda. Tu cuerpo sabe y asume sus límites, pues los bailarines somos como los deportistas de elite, pasamos de cero a cien en un segundo. El boxeo me da resistencia, pero también la bicicleta: todo ayuda. El deporte con máquinas tiene una función específica: fortalecer los ligamentos, sostener las articulaciones, de modo que también me entreno así.

P. Los modelos a seguir.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

R. Por encima de todos, Antonio Gades, siempre arriba, su manera varonil, el estilo, la línea. Por supuesto también admiro a otros con los que he trabajado: Mario Maya, El Güito, Manolete, José Antonio. Pero Gades da otra cosa y fue un sueño realizado verle trabajar de cerca.

P. La técnica del bailaor.

R. Hay que equilibrar. Soy partidario de tener una técnica sólida, pero lo artístico también debe pesar, no echar todo el peso de un solo lado. Hoy en día hay bailarines muy capaces, con la metralleta de sus zapateados, pero eso no es todo. También hoy en día es muy difícil hasta opinar. Es verdad que el flamenco está en una fase de evolución, pero se corre el riesgo de perder ciertas maneras, cosas aparentemente tan sencillas como andar sobre el escenario. Hay que hacer hincapié en la personalidad, tenerla y cuidarla. Hoy eso lo veo poco, hay mucho efecto y quizás demasiada información que distrae, cuando lo bonito en la vida es lo personal, dar tu toque propio.

P. La situación actual de crisis.

R. La cosa está complicada, pero el flamenco se está adaptando a estas nuevas circunstancias.

P. Regionalización o universalización del flamenco.

R. El origen dicen que viene de abajo, pero Escudero no era andaluz. El flamenco es de todos, es la manera de sentirlo.

P. Ballet de argumento o baile puro.

R. Según se vea. Cuando estoy montando una coreografía, busco una comodidad en al ejecución. Un baile solo puede tener su argumento, ¿por qué no? Puedes tener un día triste o uno lleno de euforia, y de ahí se desprenderá el argumento personal del artista que lo crea y del que lo ejecuta. A todos nos gusta salir y lucirnos, ese egoísmo siempre está ahí. Al salir a bailar a pecho descubierto hay que darlo todo.

P. Evolución del baile masculino.

R. En escena, la mujer tiene que ser mujer y el hombre tiene que ser hombre; otra cosa es la vida personal, cada cual. Pero no se deben perder las formas y eso el público lo agradece. Se habla de un futuro híbrido, pero no todos estamos de acuerdo en eso.

P. Diferencias en la escuela sevillana.

R. Muchos grandes que desarrollaron su arte en Sevilla no eran sevillanos. Israel Galván sí es sevillano, y más que él, nadie.

P. La presencia del jazz y de otras músicas en el flamenco.

R. Tenemos que mezclarnos; la música es universal y estamos todos en el mismo barco, lo que sí hay que hacerlo conscientemente. Todo es ritmo, nos movemos por patrones musicales, pero a cada uno, se le da su magia y su seriedad. En eso el flamenco es ganancia.

P. ¿Bailarín o bailaor?

R. Me considero artista, y soy bailaor por mi forma y mi elección, pero he estudiado clásico y contemporáneo. En mi baile toco palos muy rancios y creo que el flamenco es una rueda, ha ido y volverá a su raíz. Esta vez hago el Taranto, que se ve poco en el baile masculino; y es igual que cuando me dicen ¿flamenco moderno o flamenco tradicional? ¿Qué me quieren decir? No hay que escarbar en vano sino buscar un buen fin lo que se hace.

P. La experiencia de los tablaos.

R. Para mí ha sido muy bonito. En un momento de mi vida parecía que se me había olvidado el enfoque de los bailes, y en el tablao, te centras, aprendes, los mayores te orientan. Es igual bailar en tres, siete o veinte metros. Venimos a Madrid a la aventura. Queremos demostrar nuestro arte, nuestra forma, decir quiénes son los Campallo.

Rafael y su hermana Adela Campallo (Sevilla, 1977) se presentan dentro del Original Flamenco Festival a partir de hoy y hasta el día 19 en el Teatro Compac Gran Vía con Horizonte.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS