Hacienda prevé un aumento de los recortes en todas las ayudas sociales

Juan Carlos Moragues considera difícil alcanzar el objetivo de défcit del 1,6%

Juan Carlos Moragues, a la derecha, en el complejo 9 d’Octubre, ayer.
Juan Carlos Moragues, a la derecha, en el complejo 9 d’Octubre, ayer.

El consejero de Hacienda, Juan Carlos Moragues, no escondió ayer las dificultades de la Generalitat para cumplir con la previsión del 1,6% de déficit a la que le obliga el Gobierno español. La consejería se propone confeccionar este año un presupuesto para 2014 de base cero (prevé un gasto sin desviaciones, ajustado estrictamente a los ingresos), donde todo estará sujeto a revisión, también las subvenciones sociales. La conclusión es obvia: un año con más recortes.

“No se pueden convocar nuevas ayudas a los ciudadanos si no se dispone de liquidez para hacerles frente”, declaró el consejero a título general cuando le preguntaron sobre si habrá nuevas convocatorias para subvencionar la compra de libros o mantener las becas. La Generalitat debía a principios de julio más de 30 millones de euros a libreros y, sobre todo a familias, del bono libro. Educación debe también parte de las ayudas a comedor.

La situación de las arcas autonómicas es delicada. La deuda del Gobierno valenciano con los proveedores superaba los 4.000 millones de euros el pasado junio. Debe a las universidades valencianas, a las farmacias, a entidades sin ánimo de lucro, y a los ayuntamientos, entre otros. Los dependientes se quejaban hace un mes escaso de que la Generalitat no les había pagado los 12 millones que se comprometió a abonar en junio. “Vamos pagando”, respondió ayer Moragues. Como ellos hay un gran número de beneficiarios de ayudas a la vivienda que esperan desde hace años el cobro de la subvención.

Por si fuera poco, en el último cuatrimestre la Generalitat tendrá que hacer frente a la devolución a bancos y pequeños inversores 1.600 millones de euros por vencimientos de deuda pública. En un escenario tan complejo, la filosofía, explicitó Moragues, es pagar primero el gasto corriente (las nóminas) e ir absorbiendo poco a poco la deuda histórica, subvenciones en su mayor parte. “Hay que ser racionales y ver qué es lo que la Generalitat puede pagar”, subrayó.

El propósito es elaborar un presupuesto para 2014 partiendo de cero, donde todo está sujeto a revisión: subvenciones a libros, becas de transporte o comedor, ayudas a emprendedores y una larga lista de partidas. Moragues no concretará los recortes hasta que los discuta con el resto de consejeros.

El motivo no es otro que cumplir la previsión del 1,6% de déficit. “Vamos a intentar conseguir el objetivo fijado y, si no, al menos estar lo más cerca posible”, confió.

Según Moragues, la Generalitat irá saldando deudas en el último cuatrimestre del año gracias a nuevas inyecciones (préstamos) de capital procedentes del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) y del plan contra la morosidad de las Administraciones Públicas. La valenciana es una de las autonomías españolas que más dinero han absorbido de ambos programas.

Otro elemento que Hacienda pondrá encima de la mesa el próximo mes será la prórroga del conocido como decreto Vela, que reduce el salario de los funcionarios y cuya vigencia concluye en 2013. “Septiembre será un mes intenso en el que se revisarán numerosos asuntos”, anticipó el titular de Hacienda de la Generalitat. Será el momento de embastar las cuentas autonómicas para 2014. “Veremos las entregas que recibiremos el año próximo a cuenta del sistema de financiación autonómica”, dijo Moragues tras constatar que los valencianos están a la cola con el sistema en vigor.

El titular de Hacienda terció, a preguntas de los periodistas, en dos de las polémicas de los últimos días. De la publicación de imágenes de jóvenes del PP en actitud o con símbolos fascistas, Moragues apuntó que los responsables públicos tienen que tener un plus de responsabilidad, de estética y de decoro. “Dicho esto, me consta que Nuevas Generaciones ha expedientado a los que aparecen en esas imágenes”, dijo el miembro del Consell.

Del pago de 300.000 euros a la Federación Española de Baloncesto por la disputa en Castellón de un partido amistoso entre las selecciones de España y Polonia, preparatorio del campeonato Mundobasket 2014, el consejero de Hacienda respondió que todavía no se ha pagado ni un euro y que entre la Generalitat y la Federación de Baloncesto solo hay un protocolo de intenciones. El político precisó que esta acción es beneficiosa para la Comunidad Valenciana, que incluye otras actividades además del partido y que se buscarán patrocinadores que financien parte del canon.

Moragues visitó ayer el complejo administrativo 9 d’Octubre que a finales de año acogerá a seis consejerías y sedes de empresas públicas y 4.000 funcionarios de la Generalitat. El plan de reagrupación de sedes oficiales reportará a la Generalitat un ahorro estimado en 10 millones de euros durante 2014, “solo en alquileres que deja de pagar”.

En concreto, 6,5 de esos 10 millones de euros corresponden a alquileres de inmuebles que ocupaban las seis consejerías que se trasladan al recinto antes de enero. Los 3,5 millones de euros restantes resultan de alquilar edificios donde antes se ubicaban entes públicos que también se trasladan al 9 d’Octubre.

Sobre la firma

Cristina Vázquez

Periodista del diario EL PAÍS en la Comunitat Valenciana. Se ha ocupado a lo largo de su carrera profesional de la cobertura de información económica, política y local y el grueso de su trayectoria está ligada a EL PAÍS. Antes trabajó en la Agencia Efe y ha colaborado con otros medios de comunicación como RNE o la televisión valenciana À Punt.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción