La inversión de la Junta para 2014 retrocede al nivel de 2002

El Presupuesto andaluz será de 29.619 millones tras descender un 3,5% Todos los entes instrumentales figurarán en la ley La Junta prevé un leve crecimiento del 0,3%

María Jesús Montero, durante la presentación del Presupuesto.
María Jesús Montero, durante la presentación del Presupuesto.Julio Muñoz (EFE)

Los Presupuestos de la Junta de Andalucía para 2014 se caracterizan por lo que no hacen: no recorta las políticas sociales, no sube los impuestos, no está condicionado por las políticas del PP, no privatiza servicios sanitarios y educativos y no reduce el empleo público. Un año más, el segundo presupuesto elaborado al alimón por PSOE e Izquierda Unida, emana una política de resistencia y de mantener a duras penas la política social a costa de reducir la inversión, que se retrotrae al nivel de 2002. También el salario de los cerca de 260.000 empleados públicos se mantiene como está, lo que ha provocado el enfado de los sindicatos de la función pública ya que, por tercer año consecutivo, los complementos autonómicos que recibían con las dos pagas extras vuelven a esfumarse. Las centrales han anunciado movilizaciones en próximos días.

Presupuesto de Andalucía
Presupuesto de Andalucía

El proyecto de ley de Presupuestos de la comunidad para 2014 se eleva a 29.619,6 millones de euros, un 3,5% menos que el ejercicio anterior. La Junta, como lleva diciendo desde hace un mes, ha contado con 1.200 millones de euros menos por la obligatoriedad de alcanzar un déficit del 1% y por la bajada de las transferencias del Estado. En el lenguaje político de PSOE e IU este descenso se apunta a “la asfixia” del Gobierno central del PP.

Las cuentas se retrotraen a niveles de 2007, el año anterior al estallido de la crisis, pero son las inversiones las que viajan más al pasado. Supondrán 3.305 millones de euros (un 13% menos que el ejercicio actual), una cifra similar a los 3.220 millones de euros de 2002. Otro ejercicio más no habrá obra nueva y lo consignado será para pagar los metros ya comprometidos, básicamente. Tampoco los datos están provincializados porque, como reconocía días atrás el portavoz de IU, José Antonio Castro, no hay nada que vender en cada provincia. Dicho esto, los consejeros harán un ejercicio de arrimar el ascua a sus circunscripciones cuando publiciten el proyecto de ley.

También por segundo año consecutivo, el Gobierno andaluz no ha hecho una estimación oficial de la evolución de empleo. El paro en la comunidad es ahora del 36,3%. Sí hay una previsión mínima de crecimiento económico que la Consejería de Hacienda y Administración Pública que dirige María Jesús Montero estima en el 0,3%, un cálculo similar al del FMI para el conjunto de España.

Rechazo de PP y minorías de IU

El PP andaluz presentará una enmienda a la totalidad al Presupuesto andaluz si incluyen “más impuestos” o un nuevo “recorte” a los empleados públicos. Así se manifestó el secretario general del PP andaluz, José Luis Sanz, tras entrevistarse con el presidente de CSIF Andalucía, José Luis Heredia, cuyo sindicato iniciará hoy movilizaciones. Sanz denunció “las dos grandes mentiras” del Gobierno andaluz por echar “permanentemente la culpa al Gobierno de Rajoy” y decir que “recortan para no echar” cuando, según dijo, ha echado a 4.000 empleados del sistema educativo y a 7.000 trabajadores del de la sanidad. Para el secretario general del PP, hay “margen de maniobra” para evitar ese ajuste con “mucha grasa, mucho gasto corriente, mucho despilfarro y mucho cargos de confianza”.

Para la consejera de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero, las cuentas andaluzas se mantienen “en la frontera de lo posible” y evita “las líneas rojas de no desmontar el Estado de Bienestar ni los servicios y el empleo público”. En esta línea, el vicesecretario general del PSOE andaluz, Mario Jiménez, opinó que se trata de un “buen” Presupuesto que representa un “candado que blinda el Estado del bienestar”, a pesar de la estrategia de “asfixia” del Gobierno central.

El coordinador de IU, Antonio Maíllo, se mostró “satisfecho” con el proyecto, que incorporan como “sello” de la federación “que no va a haber recortes de personal vinculados a los servicios básicos”. Según él, el de ayer fue “un día triste para el PP porque no ha conseguido condicionar las políticas de Andalucía pese al recorte de 1.200 millones de euros”.

Las voces en IU no fueron unánimes. La CUT mostró “su más rotundo rechazo”, dijo que Maíllo tenía que haberse “plantado” y no aceptar “imposiciones” del PSOE. Izquierda Abierta lo calificó como un “reparto de los recortes” y “una oportunidad perdida”.

El representante de IU en el consejo de administración de RTVA, Juan de Dios Villanueva, votó en contra del presupuesto del ente que será de 163 millones, un 1,8% menos.

El proyecto de ley llegó este martes a la mesa del Consejo de Gobierno bastante destripado bien por los propios socialistas o por Izquierda Unida. La federación de izquierdas intentó escenificar que había mantenido una especie de pulso de última hora con sus coaligados, aunque finalmente se mostró “satisfecha” con el texto aprobado. Esta actitud de tensar la cuerda tiene como destinatario un público: el de las siempre inquietas bases de Izquierda Unida. Los roces entre PSOE e IU han ido a más desde la llegada a la presidencia de la Junta de Susana Díaz y desde la elección de Antonio Maíllo como coordinador general, dos piezas clave del cogobierno que aún no han llegado a acoplarse.

Una de las novedades del proyecto de ley tiene que ver con el sector público de la Junta, sujeto a un fuerte debate por parte de los partidos por su dimensión. Los fondos destinados a este sector bajan un 8% de media, aunque Montero no facilitó el presupuesto global del que dispondrán. En 2013, las agencias sumaban 3.859 millones de euros. Siguiendo las recomendaciones de la Cámara de Cuentas, aparecerán todas las entidades participadas por la Junta de Andalucía sea cual sea la vía por la que perciban fondos públicos (transferencias de financiación, encomiendas de gestión, subvenciones). Hacienda les va a obligar a presentar antes de que finalice el mes de enero un plan económico financiero y deberán ajustar sus plantillas al presupuesto que tengan asignado. Esto ya lo intentó la Junta en los dos últimos años, pero ahora Hacienda tutelará o supervisará su cumplimiento por mandato presupuestario. Esta medida se considera un guiño a los enfadados funcionarios que consideran injusto que se congelen sus nóminas mientras no se recortan el número de directivos de las empresas.

Montero destacó que ocho de cada diez euros del Presupuesto se destina a política social. Se mantiene lo que hay en prestaciones sanitarias, que consumen el 38% del gasto, sin copago farmacéutico y sin tocar la cartera de servicios. Educación, el 30,5% del gasto, mantiene las cuatro becas propias de la Junta y programas como la gratuidad de textos. Los fondos de Dependencia siguen en 1.094 millones, así como los programas de salario social y plan contra la exclusión. Los fondos andaluces a los Ayuntamientos también se congelan.

Montero también destacó los planes de empleo, aunque muchas de las partidas apuntadas ya estaban comprometidas desde hace tiempo. No obstante, se trata de la única política que sube, según dijo.

En el desglose por capítulos, cuatro consejerías bajan más del 3,5% del conjunto del Presupuesto: Economía, Innovación, Ciencia y Empleo (3,7%); Justicia e Interior (6%); Agricultura, que incluirá tres millones para el banco de tierras, (7,6%); y Medio Ambiente y Ordenación del Territorio. Las siete restantes, entre ellas las tres de IU, lo hacen por debajo de la media.

El pago de las amortizaciones de la deuda se reduce respecto al ejercicio actual en un 11,6%, por la reducción de los intereses en 376 millones de euros.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS