Sargadelos despedirá a 70 de sus 170 operarios después de tres ERE temporales

“La gestión ha sido nefasta”, lamentan, desolados, los trabajadores

La dirección de la emblemática empresa de cerámica Sargadelos inició ayer los trámites para echar a la calle a 70 de sus 170 operarios, una drástica reducción de plantilla que, según sus trabajadores, pone en riesgo la esencia misma de una factoría en la que se siguen elaborando las piezas de una en una. “Con tan poca gente se perderá la manualidad, se industrializará todo. Ahora, que ya no hay empresas así, también se perderá Sargadelos”, lamenta, desolada, Rogelia Mariña, presidenta del comité de empresa del centro de producción de Cervo (Lugo), que entró como decoradora en la fábrica en 1974, con solo 14 años. “No es solo una cuestión económica, aquí estamos hablando de otras sensibilidades”.

Más información
El grupo Sargadelos solicita el preconcurso de acreedores
El fiscal pide que declaren como imputados a 11 consejeros
El legado de Isaac Díaz Pardo divide a sus herederos
La familia Díaz Pardo niega facturas falsas en el Grupo Sargadelos

Responsables de la empresa les comunicaron ayer a los representantes de la plantilla supropuesta inicial de ERE extintivo. Los encargados de dar las explicaciones fueron el director de Recursos Humanos y un portavoz de la firma que ha elaborado el plan de viabilidad de la compañía. “Los administradores ni siquiera dan la cara”, censura Rogelia Mariña, indignada por el hecho de que los trabajadores se enteraron hace unos días por la prensa de que sus jefes habían solicitado el preconcurso de acreedores.

Se abre ahora un periodo de un mes para que ambas partes negocien aunque, gracias a la última reforma laboral, la ausencia de acuerdo no impide que la dirección de la empresa lleve a cabo los despidos. La propuesta inicial prevé echar a la calle a 41 empleados del centro de Cervo y a 29 de la planta de O Castro, en la localidad coruñesa de Sada. La compañía ya les ha dicho a los trabajadores que no quiere negociar con los dos comités de empresa por separado, como se ha hecho en los cuatro ERE anteriores (tres de ellos fueron temporales y el cuarto, de reducción de jornada), una condición con la que discrepan los representantes sindicales. “Quieren negociar en grupo porque hablan de una posible fusión de los dos centros”, alerta Mariña. Fuentes del grupo Sargadelos consultadas por Europa Press defienden que los 70 despidos son una medida necesaria para hacer la empresa “viable” con el objetivo de reducir el gasto y se aferran a esta cifra ante la posibilidad de que se reduzca tras las negociaciones que se desarrollarán en el próximo mes. Sargadelos y O Castro encadenaron este año su cuarto ejercicio consecutivo en pérdidas, con unos resultados negativos en conjunto de casi 270.000 euros. Las ventas se han desplomado hasta un 20% anual.

Los trabajadores destacan el golpe que el ERE en Sargadelos supondrá para Cervo, una localidad de A Mariña lucense para la que la popular planta de cerámicas, que llegó a tener 130 operarios, ha significado una fuente de empleo y también de visitantes. “La gestión ha sido nefasta”, denuncia la presidenta del comité de empresa de Cervo, quien recuerda que la empresa recibió una ayuda de un millón de euros de la Xunta en 2010 (400.000 euros a fondo perdido y 600.000 en un préstamo participativo). “¿Qué se hizo con ese dinero para acabar así?”, se pregunta Rogelia Mariña. Hoy los trabajadores celebrarán una asamblea para debatir movilizaciones.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS