CONGRESO EXTRAORDINARIO DEL PSOE DE ANDALUCÍA

El PSOE abre un ciclo de estabilidad

"Cuanto más poder tenga Susana Díaz en el partido, mejor”, dice Rubalcaba La presidenta pedirá a los suyos que no se conformen con el pacto con IU

La etapa convulsa vivida por el PSOE andaluz desde la marcha de Manuel Chaves de Andalucía en 2009 se entierra este sábado. La llegada de Susana Díaz Pacheco (Sevilla, 1974) a la presidencia de la Junta, primero, y ahora a la secretaría general abre un ciclo nuevo, pero también un tiempo de estabilidad. Prácticamente desde que los socialistas ganaron sus últimas elecciones en Andalucía con mayoría absoluta, en 2008, el PSOE no ha dejado de dar bandazos. Desde esa fecha hasta ahora ha habido tres presidentes, tres investiduras, media docena de fotos oficiales del Gobierno autónomo, dos congresos extraordinarios regionales y dos gestoras en las agrupaciones provinciales.

Este cúmulo refleja un partido desunido con un fuerte deterioro electoral como se vio en las elecciones municipales de mayo de 2011, las generales de noviembre de ese año y las autonómicas de marzo de 2012. Todas ganadas por el Partido Popular que lideraba Javier Arenas.

Díaz viene para quedarse, aunque son muchos las que la ven ya en el circuito nacional. De su fuerza nadie duda, empezando por Alfredo Pérez Rubalcaba. “Cuanto más poder tenga Susana Díaz en el partido, mejor”, porque a la formación “le vienen bien ser fuerte en Andalucía”, ha dicho en la cadena SER el secretario general socialista.

Díaz llega al cónclave, con medio congreso hecho, aunque en realidad el abrumador apoyo que obtendrá en su votación como secretaria general lo empezó a fraguar en las primarias sin urnas del pasado mes de julio. Entonces, ya logró alianzas con todas y cada una de las agrupaciones, atrayendo y desactivando en otros casos a los sectores críticos. Nadie pudo competir con ella porque no lograron los avales requeridos, mientras que Díaz recogió casi los de la mitad de la militancia.

Si Díaz ha querido que el congreso no se centre en la composición de la nueva ejecutiva (por eso ha ido desvelando algunos nombres) es porque pretende que se oigan sus mensajes. Una vez que su antecesor y promotor, José Antonio Griñán, defienda su informe de gestión, la presidenta de la Junta presentará ante los 778 delegados su candidatura, la única que se va a registrar.

Será un discurso donde hará una profunda autocrítica, como lo viene haciendo desde que fue elegida presidenta, y apelará a la necesidad de cambios en el PSOE. Según fuentes próximas a Díaz, esta defenderá el inicio de un nuevo ciclo en un partido que lleva 31 años ininterrumpidos en el Gobierno de Andalucía y propondrá “revisar todo lo que necesite ser revisado” tanto en políticas como en la organización. Aunque sin renunciar al legado de otros dirigentes, la sevillana sí planteará una ruptura con el tiempo anterior.

La dirigente socialista hará una profunda autocrítica

La otra idea que lanzará será la necesidad de que el PSOE vuelva a ser la fuerza de izquierdas hegemónica. Pese a perder en las elecciones andaluzas de marzo de 2012, los socialistas conservan el Gobierno andaluz gracias al pacto con Izquierda Unida. Díaz va a convocar a los suyos a recuperar la mayoría social sin necesidad de contar con apoyos.

Ella quiere quebrar la idea muy extendida en el PSOE de que esta alianza se puede eternizar y de que aunque Izquierda Unida le está comiendo terreno a los socialistas, siempre las dos fuerzas de izquierdas sumarán más que los votos que consiga el Partido Popular.

Desde la llegada de Díaz al Gobierno andaluz las tensiones con IU han ido a más, entre otros motivos porque no está dispuesta a que el partido que lidera el nuevo coordinador, Antonio Maíllo, se apunte la medidas sociales más rompedoras y el PSOE solo se quede con el discurso del fraude de los ERE.

Díaz ya ha dicho que ella va a llevar el partido. No delegará en un número dos sino que ejercerá como secretaria general. De ahí que haya eliminado la vicesecretaría que ocupa Mario Jiménez, quien volverá ser portavoz del grupo parlamentario.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS