JUAN MARÍA ABURTO | Consejero de Empleo y Asuntos Sociales

“El conflicto de Lanbide es un torpedo en la línea de flotación”

Aburto pide responsabilidad a los sindicatos y a la patronal para estabilizar la negociación colectiva

El consejero de Empleo y Asuntos Sociales, Juan María Aburto.
El consejero de Empleo y Asuntos Sociales, Juan María Aburto.L. RICO

El consejero de Empleo y Asuntos Sociales, Juan María Aburto (Bilbao, 1961) pide responsabilidad a los sindicatos y a la patronal para estabilizar la negociación colectiva y un rápido acuerdo en el conflicto de Lanbide: “Nos jugamos la legislatura”.

Pregunta. La inversión de Tubacex en Cantabria ha levantado ampollas. Usted dijo que habría que plantearse ser más atractivos como país en relaciones laborales y fiscalidad. ¿Cómo se puede hacer eso?

Respuesta. La incertidumbre y un mal clima en las relaciones laborales es lo peor que le puede pasar a este país. Y es lo que tenemos en este momento. Necesitamos calma, sosiego y un modelo basado en la confianza, y en la participación. Aquí hay incertidumbre total, se están judicializando las relaciones, no se sabe qué convenio aplicar. El clima que ha posibilitado los grandes acuerdos en este país se ha perdido y recuperarlo va a ser cada vez más difícil.

P. ¿Y a las inversiones?

R. Sería un poco aventurado por mi parte dar datos. Es una intuición que la conflictividad no es buena para nada, y no favorece en nada a quienes nos miran desde fuera. Pero hay que ser objetivos y el mismo día que Tubacex anunció que invertía fuera, Gestamp puso sobre la mesa un buen proyecto para Euskadi. Hay luces y sombras, hay que mirar a los dos lados.

P. ¿Cree como las patronales que los costes laborales son una piedra en el camino de la recuperación? El INE situó a Euskadi con el salario medio más alto de España en 2012.

R. No se puede achacar la falta de competitividad solo a ese asunto. Cuando se dice que los costes laborales son un elemento que resta atractivo a las inversiones me preocupa en dos sentidos. Creo que hay que hacer un esfuerzo en contención de ese tipo de gastos en esta coyuntura, pero no se puede basar la competitividad en la reducción salarial. Euskadi ha tenido históricamente salarios más altos y ha sido muy competitiva. Y también elevados índices de productividad.

No se puede achacar la falta de competitividad a los costes laborales”

P. Entre los factores que incrementan la conflictividad, ¿le preocupan más los derivados de la reforma laboral o las posiciones de la mayoría sindical?

R. Lo que me preocupa es que no se logren mayorías sindicales suficientes para llegar a acuerdos. La mayoría sindical es diversa y diferente según sectores. El 7 de julio estuvimos a punto de lograr un acuerdo con UGT, CC OO y LAB. Más allá de que una mayoría sindical tenga capacidad de bloqueo en lo que estoy pensando es que merece la pena esperar a desarrollar la negociación colectiva. Llegar a acuerdos tractores en sectores importantes es el mejor antídoto contra la reforma laboral. Es lo que daría certidumbre.

P. Sin embargo en enero decaerán más convenios todavía y la batalla se va a trasladar a la empresa...

R. Es el peor de los escenarios. Necesitamos certidumbres y el panorama se complica más. Se va a generar una situación horrorosa para muchas pequeñas empresas y para la actividad económica.

P. Lejos de lograr estabilidad ¿prevé mayor inestabilidad en 2014?

R. No veo demasiadas posibilidades de cerrar un acuerdo con sindicatos y patronal rápido. Eso es de una irresponsabilidad que debería ser corregida.

P. Además de la situación general tienen el conflicto doméstico de Lanbide. ¿Van a despedir a 200 personas como dicen ELA y LAB?

R. Le garantizo que eso no es cierto. Se lo garantizo y quienes me conocen saben que es verdad. Pongo mi credibilidad en lo que digo si hace falta. En Lanbide hacen falta todos los que trabajan, pero hay un grupo de 190 personas contratadas bajo una modalidad de funcionarios de programa temporal. Lo que decimos es que queremos reducir esa bolsa de temporalidad hasta las 86 personas. Si ahora hay 900 en Lanbide de las que 190 son temporales, la propuesta es de 814 y una bolsa de 86.

La falta de acuerdo social es una irresponsabilidad que debe corregirse”

P. ¿Y por qué no los 900?

R. Por una cuestión de responsabilidad. Yo estaría dispuesto a negociar con los sindicatos, pero le corresponde a Función Pública. Le hablaba de responsabilidad porque estamos en los peores momentos de la crisis, con una tasa de paro superior al 15% y 62.000 familias percibiendo la Renta de Garantía de Ingresos. Esa no parece que pueda ser la situación normal de Lanbide. Cualquiera en su empresa lo consideraría excepcional.

P. ¿Y a qué carga de trabajo lo adecúan?

R. Lo lógico es pensar que el país va a ir a mejor y por lo tanto hay que tener una estructura adaptada en Lanbide a picos de trabajo. Cada 5.000 nuevos perceptores de RGI o mismo numero de bajas se incorporaría o saldrían personas. Lo que decimos es que ahora las personas que trabajan son necesarias, pero si dentro de tres años en vez de 62.000 perceptores hay 30.000 y la tasa de paro ha bajado del 15% al 9% alguien podría preguntar ¿pero quién ha diseñado esto? Pese a todo digo que no va a haber despidos.

P. Van a la bolsa de trabajo...

R. Claro, la Función Pública tiene estas cosas. Yo garantizo que va a haber más puestos de trabajo fijos que ahora. Y los demás, esos 86 se van a bolsa de trabajo, pero insisto es un planteamiento que se ha hecho y que está para negociar, no está cerrado. Estoy seguro de que Función Pública va a negociar un buen acuerdo. Demando al consejero correspondiente, a las dos partes, un buen y rápido acuerdo. Es una prioridad para este consejero.

En Lanbide somos flexibles. No se pueden cerrar ni un día más oficinas”

P. ¿No va a haber Relación de Puestos de Trabajo (RPT) hasta que no se desbloquee el conflicto?

R. Los sindicatos hablan de personas, nosotros de puestos de trabajo. En la administración hay libre concurrencia. Entiendo que la relación de puestos tiene que salir tras un acuerdo. La huelga mientras se negocia no la entiendo.

P. Lanbide, que está llamado a ser el pulmón de sus planes de empleo, ¿va a poder afrontarlo en estas condiciones?

R. El conflcito de Lanbide es un torpedo en la línea de flotación que tenemos que impedir a toda costa. Para nosotros, que estamos intentando introducir dinámicas de motivación para que la gente trabaje con ilusión en Lanbide esto es un mazazo en toda regla. Somos los primeros interesados que este conflicto se desbloque mejor hoy que mañana. Insisto, para nosotros es primordial tener un servicio publico como Lanbide que funcione de manera adecuada. Nos estamos jugando una parte importante de lo que vayamos a hacer en esta legislatura.

P. ¿Su acuerdo con Función Pública es total en este asunto?

R. Les hemos hecho un planteamiento que ahora tienen que negociar. Y negociar es algo abierto. Hay que ser flexibles por ambas partes. No quiero pensar que Lanbide se pueda estar convirtiendo en un banco de pruebas de otros conflictos del Gobierno. No nos podemos permitir más cierres de oficinas ni un día más.

P. ¿Cree que es compatible el suelo del 13% de tributacion mínima en Sociedades que ha fijado la reforma fiscal pactada con el PSE, con una fiscalidad atractiva para empresas e inversores en esta coyuntura?

R. No soy experto en fiscalidad, pero yo siempre he abogado por una fiscalidad progresiva que esté muy pegada y unida al estado del bienestar y que mire al norte de Europa, y por lo tanto no voy a abogar por una fiscalidad que suponga rebajar impuestos ni mucho menos. Creo que con los instrumentos que tenemos, como el Concierto y sin salirnos del marco de la UE se puede trabajar para incentivar el asentamiento de empresas e inversiones.

Yo no voy a abogar por bajar impuestos, ni mucho menos”

P. La crisis de Fagor va a hacer más grande el mapa de las comarcas deprimidas en Euskadi. ¿Tienen una estrategia específica en el Plan de Empleo?

R. La crisis de Fagor es un drama y tiene un efecto multiplicador que trasciende la comarca del Alto Deba. Una empresa de Mungia ha cerrado y hay muchas otras afectadas. Vamos a trabajar en las comarcas más dañadas de forma directa con un programada dotado con 20 millones de euros, y en los municipios con más del 15,6% de paro también vamos a intervenir de forma especial.

P. ¿Sobre qué tipo de desempleados?¿Tienen planes concretos de discriminación positiva?

R. Hay dos colectivos, los parados de larga duración y los jóvenes, que ya están muy por encima del 40% del desempleo. Una sociedad no puede soportar esas tasas de desempleo juvenil durante mucho tiempo porque pone en peligro su propia cohesión social y su futuro. Tenemos que firmar convenios con empresas tractoras de este país y articular la inserción de los jóvenes en su primer empleo. Ese es el principal déficit y nuestro compomiso con el futuro. Además hay que atraer a quienes se fueron de Euskadi a labrarse el futuro.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción