Arte sin espacio ni tiempo

‘Nada se detiene’ pone en diálogo obras de la Fundación Suñol y La Panera

La obra de Villaba.
La obra de Villaba.

“Uno de los grandes problemas de este país es que somos reacios a compartir logros y conocimientos”, opina Sergi Aguilar, director de la colección de arte contemporáneo de la Fundación Suñol. Frente a una coyuntura económica que desfavorece la cultura e impone la precariedad, Aguilar señala que ahora, más que nunca, “hay que juntar esfuerzos entre las instituciones y compartir”. Este es el espíritu de la exposición Nada se detiene inaugurada este miércoles en Barcelona, organizada en conjunto entre la Fundación Suñol y el Centro de Arte La Panera de Lleida.

Frente a “la competitividad de las instituciones”, la “postura de cerrarse en sí mismo” y la creencia de que “todo lo que no sucede en grandes ciudades como Barcelona no tiene importancia”, esta primera colaboración entre las dos entidades —una privada y en la capital y la otra pública y en provincias—, quiere demostrar que “compartir enriquece la cultura”, explica Aguilar.

La exhibición —que permanecerá en Barcelona hasta mayo, y a partir de octubre viajará a Lleida— consiste en una selección de fotografías, pinturas y esculturas pertenecientes a artistas de dos generaciones distintas: la de los artistas de los ochenta y noventa del siglo XX y la actual. El objetivo es “demostrar visualmente cómo los artistas han interpretado el mismo tema con una diferencia de veinte o treinta años”. Como el estallido de la obra de Felicidad Moreno frente al silencio de la de Joan Hernández Pijuan; el cuerpo lleno de espinas de Miquel Navarro y la suave voluptuosidad de los desnudos de Julia Montilla o los pies atados fotografiados por Darío Villalba y el cuerpo enjaulado de los hermanos Rosado. Las 35 piezas, dispuestas por parejas o grupos, dialogan entre sí alrededor de temáticas que han inquietado a las dos generaciones: la relación con el cuerpo, la identidad y el género; la ciudad, el paisaje y su degradación.

Frederic Amat,en Cuerpo negro, muestra, mediante una técnica mixta sobre papel, la sombra de un cuerpo humano yacente. A su lado, dos fotografías de Eulàlia Valldosera, Sombras llenas y Sombras vacías, retoman la figura etérea de un ser humano encima de una alfombra que evoca los colores utilizados por Amat. Con distintas técnicas y motivaciones, ambos artistas han trasladado a la dimensión visual la necesidad de discutir sobre la fragilidad humana y el paso del tiempo. Según Aguilar, “el conocimiento se enriquece a través del pensamiento comparativo”, el verdadero protagonista de esta exposición.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS