Las orujeras tendrán que reducir en un 50% sus emisiones de partículas

Medio Ambiente interviene ante la contaminación derivada de la gran cosecha

Emisiones de humos en la orujera de Martos (Jaén).
Emisiones de humos en la orujera de Martos (Jaén).josé manuel pedrosa

La histórica cosecha de olivar de la última campaña está provocando efectos colaterales vinculados con la contaminación atmosférica. Muchas industrias orujeras de Jaén, que otros años cesaban su actividad en el primer trimestre del año, siguen procesando todavía los residuos de la aceituna, una circunstancia que, unida a las altas temperaturas y las bajas presiones, ha acentuado el impacto de las prolongadas emisiones contaminantes.

La Consejería de Medio Ambiente se ha visto obligada a intervenir para reducir la emisión de las partículas en la atmósfera. Lo ha hecho tras la queja de oficio abierta por el Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, en relación con las protestas de vecinos de Martos (Jaén) por las elevadas emisiones y los fuertes olores de la orujera del municipio, situada a unos dos kilómetros del casco urbano. Finalmente, Medio Ambiente va a emitir, con carácter general, resoluciones individuales que afectarán a las 14 extractoras de orujo de la provincia. Antes del 1 octubre deberán adaptarse al decreto estatal de reducción de emisiones en los casos en los que carezcan de la Autorización Ambiental Certificada.

La Junta teme que las industrias hayan relajado las medidas preventivas

“Cuando comprobemos que hay efectos molestos para la población actuaremos de oficio y tomaremos medidas”, aseguró ayer Julio Millán, delegado de Agricultura y Medio Ambiente en Jaén. Su departamento impulsará un plan de control de calidad del aire en los municipios para medir el impacto de estas emisiones. En el caso de Martos, cuya orujera ha cesado su actividad en agosto tras el acuerdo alcanzado con la Junta, se había registrado una emisión de 300 partículas por metro cúbico de aire, una cantidad que ahora se reducirá a la mitad.

En toda Andalucía hay 39 de las 63 extractoras de orujo existentes en el territorio nacional, de las que 14 se localizan en Jaén. En esta provincia se dan los casos más graves de contaminación atmosférica, ya que estas industrias procesan subproductos de la aceituna equivalentes al 50% del total andaluz y el 40% de la cifra nacional. Hay que tener en cuenta que por cada 100 kilos de aceituna molturada se obtienen 20 kilos de aceite y 80 de orujo. Es decir procesan el 80% de los residuos que se extraen de la aceituna.

Por otra parte, los orujeros temen los efectos que tendrá en la próxima campaña la reducción de las primas para energías renovables aprobada por el Ministerio de Industria. Un recorte que puede llegar hasta el 45% para las extractoras de biomasa del olivar y que ha provocado ya el cierre de algunas industrias. La patronal del aceite de orujo teme que esta reconversión ocasione pérdidas superiores a los 100 millones y se lleve por delante 1.500 empleos, además del problema medioambiental añadido. “Espero que la alta concentración de emisiones no se deba a las menores medidas preventivas por la reducción de las retribuciones de estas empresas porque sería algo preocupante”, subrayó Julio Millán.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS