La Guardia Civil encuentra cocaína en el bar del hombre que tiroteó a su pareja

Registrados el establecimiento y las viviendas del agresor y de sus padres en Chantada

Antonio Fernández, el vecino de Chantada que dejó el pasado martes en estado crítico a su pareja, Sonia Figueroa, tras dispararle un tiro en la sien, salió ayer de los calabozos de la Guardia Civil durante alrededor de cuatro horas para participar en los tres registros policiales que se efectuaron en la hamburguesería de su propiedad, en su domicilio y en el de sus padres. En primer lugar acudió con los agentes de la Guardia Civil y de la Policía Local al establecimiento donde sucedieron los hechos y donde la víctima trabajaba de camarera. En el interior se llevó a cabo un minucioso registro con la ayuda de un perro especializado en la detección de drogas.

 Esa se ha convertido en una de las líneas de la investigación, puesto que los agentes que se desplazaron, el martes pasadas las nueve de la noche, a la hamburguesería Piscis y que hallaron a la víctima sobre un charco se sangre, se incautaron de unas papelinas. A falta de recibir los resultados de los pertinentes análisis, todo parece indicar que se trataba de cocaína. Posteriormente se hizo una reconstrucción de los hechos ocurridos en la noche del martes. El suceso se produjo poco antes de la hora en la que estaba previsto que el local abriese al público, con motivo de la celebración de la verbena de la Festa da Empanada, que ponía fin a los festejos patronales de Chantada.

Más tarde, los agentes de la Guardia Civil, el agresor, su abogado y la juez encargada del caso, en todo momento acompañados por la Policía Local, abandonaron la hamburguesería para dirigirse directamente al domicilio de Antonio Fernández, de 41 años, donde estuvieron aproximadamente una hora. A continuación, hicieron un breve registro, de unos 15 minutos, en la vivienda de los padres del agresor. En torno a la una y media de la tarde, Fernández fue trasladado de nuevo a los calabozos del instituto armado.

Las tres inspecciones han prolongado las diligencias y, en consecuencia, el paso a disposición judicial del agresor. Según las previsiones, la titular del Juzgado de Instrucción de Chantada, Elvira Cangado, que estuvo presente durante las casi cuatro horas de registros, esperaba recibir ayer por la tarde el informe pertinente de la Guardia Civil sobre la información recabada.

Antonio Fernández utilizó una chaqueta para ocultar su rostro a la entrada y salida de la hamburguesería y de las dos viviendas registradas. En las inmediaciones de los tres lugares se agolparon algunos vecinos de Chantada que, en silencio y sin incidentes, observaron todo el trasiego provocado por el despliegue. La víctima, de 32 años, natural de Castro de Carballedo, continúa ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario Lucus Augusti, estable dentro de la extrema gravedad, según las últimas informaciones médicas. El pasado miércoles fue sometida a una operación de urgencia para extraerle la bala que tenía alojada en la cabeza.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS