La firma de un exdirector de la planta, favorita para reflotar la Fábrica de Armas

La recién creada Hércules de Armamento dice contar ya con preacuerdos con tres países que aseguran carga de trabajo

Instalaciones de la ya cerrada Fábrica de Armas junto a la ría de A Coruña.
Instalaciones de la ya cerrada Fábrica de Armas junto a la ría de A Coruña.XURXO LOBATO

Hércules de Armamento, una empresa de nuevo cuño con sede en A Coruña y un exdirectivo de General Dynamics al frente, parte como favorita para la adjudicación de la Fábrica de Armas de A Coruña, tras haber conseguido ayer mayor puntuación que la otra oferta competidora, la del grupo IFFE de Oleiros. El Ministerio de Defensa tardará aún unos días en adjudicar definitivamente unas emblemáticas instalaciones que llevan año y medio cerradas tras una contestada regulación de empleo por parte de su exdueña, la mencionada multinacional estadounidense, que supuso la pérdida de 171 puestos de trabajo.

Todos los grupos del Ayuntamiento se congratularon de que entre al fin en la recta final el demorado proceso para reabrir una industria con casi ocho décadas de historia en la ciudad y, junto con los sindicatos, reiteraron sus deseos de que se agilicen los trámites para retomar la actividad económica y recuperar el empleo perdido en Santa Barbara. Constituida en diciembre de 2013 con un capital social de 610.000 euros, Hércules de Armamento aseguró, cuando se presentó en la primavera al concurso para retomar la vieja fábrica y sus 200.000 metros cuadrados de instalaciones, que no recurrirá a subvenciones para poner en marcha el proyecto.

Ya cuenta con preacuerdos de contratos para fabricar armas con tres países, por un importe de ocho millones de dólares, según su administrador, Ramón Mejuto Lorenzo. Y en el plano laboral, contará por igual con todos los exempleados de Santa Barbara, sin dar preferencia a los 61 trabajadores despedidos al cierre de la fábrica. Éstos mantuvieron durante el último año y medio vivas las protestas y las concentraciones, incluso con un encierro en las instalaciones, para presionar a las autoridades públicas a buscar alternativas para esta actividad industrial.

La oferta ganadora no era precisamente la preferida de este grupo de extrabajadores, con el excomité de empresa al frente. Apostaba por la otra oferta ya que había firmado con sus promotores, el grupo IFFE, un acuerdo social por el que se comprometía a contratarlos a todos. Mejuto, que fue director de fábrica de General Dynamics y apoderado de Santa Bárbara, es muy criticado por los exrepresentantes laborales de la factoría coruñesa.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS