Dieciséis meses de gobierno

En este periodo, Díaz ha mediado en el conflicto catalán y ha renunciado a liderar el PSOE

Díaz visita a Rajoy en Madrid en diciembre de 2014.
Díaz visita a Rajoy en Madrid en diciembre de 2014.EL PAÍS

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha comunicado este domingo a Izquierda Unida el adelanto de las elecciones autonómicas tras 16 meses al frente del Ejecutivo. Estas son las fechas clave del papel de Díaz durante este periodo, tanto en la Junta como al frente del PSOE andaluz. En estos meses, la socialista ha logrado también un perfil político nacional.

Septiembre de 2013. Susana Díaz asume la presidencia de la Junta de Andalucía, tras la dimisión en junio de José Antonio Griñán para, según reconoció el socialista, preservar al Gobierno andaluz de la erosión por el caso de los ERE. Es la primera mujer en alcanzar la presidencia andaluza. En su acto de investidura, apostó por “gobernar con las ventanas abiertas” y lanzó su primera propuesta a Mariano Rajoy: un acuerdo para la regeneración política ante los numerosos casos de corrupción destapados en los partidos

Octubre de 2013. Tal y como ha hecho en sus 16 meses al frente de la Junta, la socialista se zambulló de lleno en el conflicto generado en Cataluña en una conferencia en el Fórum Europa en Madrid. “Cuanto antes desmontemos la trampa del derecho a decidir, más fácil será la salida. ¿Decidir qué, la independencia de Cataluña? Ese derecho no existe. A ese nos oponemos”, aseguró Díaz, quien recibió el agrado de su partido. La presidenta repartió culpas entre José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy por la crisis catalana. Poco después, Díaz forzó en el Congreso de los Diputados el apoyo del grupo socialista a una iniciativa de UPyD en defensa de la Constitución y contra el derecho a decidir.

Noviembre de 2013. A las pocas semanas de participar en la conferencia política del PSOE, en la que volvió a tratar el debate soberanista, Díaz fue elegida secretaria general del PSOE andaluz con el 98,6% de los votos. El partido celebró en Granada su congreso extraordinario en el que Díaz estuvo arropada por los secretarios generales de todas las federaciones del PSOE.

Enero 2014. Díaz se reúne con el entonces presidente del Banco Santander, Emilio Botín, con el que consiguió un crédito de 500 millones de euros. Desde entonces y a lo largo de estos meses, la presidenta ha mantenido contactos con casi toda la cúpula del Ibex 35.

Susana Díaz y Artur Mas en el Palau de la Generalitat.
Susana Díaz y Artur Mas en el Palau de la Generalitat. ALBERT GARCÍA

Febrero de 2014. La presidenta de la Junta se reunió con Artur Mas para intentar mediar en la crisis independentista ante la falta de diálogo entre Rajoy y el presidente catalán. Le propuso como salida la reforma de la Constitución. Esta propuesta consistiría en aclarar las competencias y su financiación para intentar evitar los conflictos.

Abril de 2014. El Gobierno andaluz sufre su primera gran crisis a consecuencia del realojo de 17 familias que ocuparon un edificio en Sevilla, la llamada corrala La Utopía. En un pulso con su socio de Gobierno, la socialista retiró a la consejera de Fomento, Elena Cortés (IU), la facultad de adjudicar viviendas del parque público de Andalucía. PSOE e IU cerraron la crisis 48 horas después. En esa ocasión, también cobró fuerza la posibilidad de un adelanto electoral.

Mayo de 2014. Los socialistas ganan en la comunidad las elecciones europeas al obtener el 35,15% de los votos, frente al 25,86% del Partido Popular. Supone la primera victoria del PSOE tras las tres derrotas consecutivas de las municipales de 2011, las generales de ese año y las autonómicas de marzo de 2012.

Junio de 2014. Tras los mensajes de apoyo y el debate generado, la socialista renunció a presentarse a las elecciones primarias para optar a la secretaría federal del PSOE. Díaz explicó que para dar el salto, con los mínimos riesgos, quería un congreso de “unidad inequívoca”, algo que nadie le podía garantizar. Las razones que más pesaron en su decisión, según la socialista, fueron las que le han dado estos días los ciudadanos, aquellos que le decían: “Presidenta, quédate, arregla primero esto y luego ya veremos”. Díaz reiteró que su compromiso es con Andalucía.

Susana Díaz y Diego Valderas, en el Parlamento en abril de 2014.
Susana Díaz y Diego Valderas, en el Parlamento en abril de 2014.j. r.

Diciembre de 2014. Nuevo encontronazo entre los socios de Gobierno después de que IU aprobase someter a referéndum entre sus militantes la continuidad o no del pacto el próximo mes de junio. Tras varios días de tiranteces y reproches cruzados, los dos partidos parecían estar dispuestos a calmar las aguas. “La idea de Susana Díaz es agotar la legislatura, pero la estabilidad debe estar garantizada”, aseguró el PSOE.

Enero de 2015. La tensión entre ambos partidos cobró fuerza con la intención del vicepresidente de la Junta, Diego Valderas (IU), de viajar a los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf (Argelia). Díaz aseguró que ningún miembro de su Gobierno realizaría dicha visita. Pocos días después, y amparándose en el referéndum anunciado por IU, la socialista aseguraba que su intención era agotar la legislatura, “pero no a cualquier precio”, y que en estos momentos no tenía estabilidad.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS