Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Con Mario había un problema

Villalabeitia se ha encargado demasiado rápido de desvelar dos de los secretos mejor guardados en Kutxabank

Sin pretenderlo posiblemente, y con una dosis de sorprendente ingenua sinceridad, Gregorio Villalabeitia se ha encargado demasiado rápido de desvelar dos de los secretos mejor guardados en la historia reciente de Kutxabank.

En su estreno, al airear precipitadamente la insólita esencia del caso Cabieces, aireó uno de los errores más sangrantes para el orgullo profesional de Mario Fernández y que ha merecido el repudio generalizado por sus formas a costa de flagelar la reputación del banco. Y este jueves, presa seguramente del desgaste de imagen que le ha supuesto las intencionadas descalificaciones sobre su sueldo —nada escandaloso en el ranking financiero—, Villalabeitia dejó malparados a quienes sostuvieron hasta la extenuación que el anterior presidente de Kutxabank había dejado el cargo por su propia voluntad, los mismos que pusieron cara de sorprendidos por la despedida.

Ha bastado que Villalabeitia situara sin cautela alguna cuándo empezó a negociar su incorporación a Kutxabank para dejar sentado definitivamente y sin enmienda posible que ya existía en el pasado verano un evidente deseo político de acelerar el final de la etapa de Mario Fernández en el banco vasco, “su obra”. Era el abrupto desenlace de un desencuentro dentro y fuera de la dinámica diaria de la entidad.

Dentro, porque Mario se había envuelto él solo en la bandera de una privatización que ni el sector ni el negocio reclamaban, mientras seguía relegando el impulso a una eficiencia nada boyante, como anhelaba en voz baja —la única forma posible— su socio mayoritario, la BBK. Fuera, porque estaba comprometiendo en exceso al PNV tras haberse acostumbrado a dar cada vez menos explicaciones trascendentales sobre sus proyecciones de futuro, amparado como siempre en el brillo que destella su áurea profesional. Vaya, que se fue porque era un problema.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS