La Xunta sostiene que los proyectos de Pemex “siguen en pie”

"El compromiso de la petrolera es constante y se reafirma de forma patente"

La Xunta no sabe cómo afectarán los graves problemas económicos de Pemex a los compromisos para la renovación de su flota en los astilleros privados del sur ni a los contratos de los dos floteles que ya fabrican Navantia en Ferrol y Barreras en Vigo. “Los proyectos e intereses de Pemex en Galicia siguen en pie”, se limita a decir el Ejecutivo gallego.

El Gobierno de Alberto Núñez Feijóo, que avaló el desembarco de Pemex en Galicia y la compra del 51% de Barreras por 5,1 millones de euros como la tabla de salvación del naval desconoce el impacto del multimillonario tijeretazo –más de 3.600 millones de euros- que México le ha metido al presupuesto de la petrolera pública y los efectos concretos que eso tendrá sobre los buques contratados -dos floteles- o comprometidos por Pemex para Galicia que se publicitaron a bombo y platillo desde las filas populares. La compañía atraviesa horas bajas por las pérdidas que arrastra con el precio del crudo en caída libre y tendrá que revisar las inversiones que planificaba con un 11,5% menos de fondos.

El Ejecutivo gallego, por boca del director general del Igape, Javier Aguilera, achacó hoy las graves dificultades financieras de la petrolera a un mero “ajuste” que deriva de “la coyuntura desfavorable del precio del petróleo”. Mantiene que el compromiso de Pemex con Galicia es “un hecho” que se refleja en dos floteles que generan “cerca de un millar de empleos”, muy lejos de los 3.000 -a razón de 1.500 por buque- que Feijóo comprometió en la precampaña del 2012 que lo llevó a la reelección.

Fue en la Comisión Sexta de Industria, Enerxía, Comercio y Turismo en respuesta a una pregunta oral de AGE que instaba a Feijóo a concretar la situación real de cada uno de los anuncios de inversiones realizados después de que Pemex confirmase que recorta sus inversiones. Aguilera manifestó que el “compromiso de Pemex es “patente y se reafirma de forma constante” y afeó a la oposición que “siembre dudas”.

Son cinco los buques en la picota: un atunero, un abastecedor y tres buques tanque, comprometidos por los directivos de la petrolera durante su visita a Vigo en diciembre del 2013. El recorte de las inversiones también deja en el aire la renovación en Galicia de la flota menor que Pemex preveía en Armón y Freire o su anunciado desembarco en el puerto exterior de Punta Langosteira.

Aguilera compareció hoy ante la comisión parlamentaria para replicar con idénticos argumentos a los que ya ha empleado en ocasiones anteriores para tratar de justificar la apuesta “estratégica” de la Xunta por el naval. “El presente del sector no tiene nada que ver con el de hace dos, tres o cuatro años”, insistió. No opina lo mismo la viceportavoz de AGE, Yolanda Díaz, que le recordó los “4.500 despidos” entre las auxiliares de la ría de Ferrol que lo considera el mejor ejemplo del “fracaso evidente” de la política naval del Gobierno de Feijóo “de la que sólo se acuerda en tiempos electorales”.

“Tenemos un saldo en negativo para una comarca en extinción. Lo que queremos es que nos digan en que va afectar esa reducción prevista por Pemex”, insistó Díaz. El director del Igape replicó que hay “1.400 millones de euros comprometidos” en contratos para el naval: 600 en Navantia y 800 más en astilleros privados. Desde el BNG cuestionan la compra de Barreras por Pemex. “No fue una inversión estratégica, fue un regalo”, apuntó Carme Adán.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS