Botella promete más transparencia dos meses antes de irse

La alcaldesa anuncia que las medida entrarán en vigor en diciembre

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, el pasado enero.
La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, el pasado enero.Uly Martín.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella (PP), anunció ayer una “estrategia” para que “la gestión pública sea absolutamente transparente” y “los ciudadanos tengan más oportunidades de participar en asuntos públicos y en la toma de decisiones”. “El objetivo último es la rendición de cuentas a la ciudadanía”, explica en un documento.

Pero las medidas diseñadas no se pondrán en marcha hasta meses después de la marcha de Botella del Ayuntamiento. El proyecto es, pues, una declaración de intenciones que podrá retomar, modificar o descartar el próximo regidor tras las elecciones del 24 de mayo.

50 millones en obras

El Ayuntamiento de Madrid cerró el año pasado con un remanente de tesorería de 369 millones de euros, que dedicará casi íntegramente (307) a amortizar deuda financiera. Así, espera cerrar este año con una deuda de 4.785 millones de euros, frente a los 5.936 millones de 2014.

Otros 50,5 millones del remanente de tesorería se dedicarán a pequeñas obras de rehabilitación. Las principales inversiones serán, entre otras actuaciones, para mejorar el pavimento en calzadas y aceras (12,1 millones) de varios distritos, del pavimento en el eje Prado-Recoletos (5,3 millones) y de la seguridad vial en los PAU del norte (5,2 millones); parques y jardines (3,6 millones); comprar equipos informáticos (4,6 millones); implantar un nuevo sistema de visionado de la circulación (1,7 millones); adecuar las paradas de autobús a la norma de accesibilidad (800.000); urbanizar la parcela entre la Caja Mágica y el parque lineal del Manzanares (600.000), y la calle de Blasa Pérez (564.000); acondicionar el aparcamiento de la calle de las Tres Rosas (360.000); reformar los centros de mayores El Almendro (240.000) y Entrevías (188.000); reformar el edificio de Cruz Roja en la Casa de Campo (190.00); adecuar el palacio de la Quinta de los Molinos (140.000); y reformar los centros sociales Ladera de los Almendros (210.000) y Villalonso (201.000).

Madrid ocupa el puesto 49º sobre 110 en la lista de municipios españoles elaborada por la organización Transparencia Internacional. Entre otras iniciativas, hace un año puso en marcha un portal en el que publica datos a petición de ciudadanos y empresas. Su intención ahora es “poner a disposición de la sociedad toda la información relacionada con la utilización de los recursos públicos, la planificación y la gestión municipal”.

Le obliga a ello la Ley de Transparencia aprobada por el Gobierno el 11 de diciembre de 2013. Esta norma da a las comunidades autónomas y Ayuntamientos “un plazo máximo de dos años para adaptarse”. Botella apurará al máximo el plazo: las medidas de su estrategia no entrarán en vigor hasta diciembre. Botella, que lleva ocho años siendo edil y otros tres años como alcaldesa, no se presentará a las próximas elecciones.

¿Qué se hará público a partir de diciembre según esta estrategia? Hasta ahora, el Ayuntamiento sólo desvelaba una breve biografía de la alcaldesa y los concejales; su sueldo y el de los altos cargos, y el número y salario de los asesores nombrados a dedo (son 207 y suponen un gasto anual de 9.831.612 euros).

En diciembre se informará también de la cualificación profesional de los altos cargos y asesores; se publicará la declaración anual de bienes y actividades de concejales, altos cargos y asesores, y se detallarán todos los gastos de sus viajes oficiales.

El Ayuntamiento publica ya los anuncios de licitación y adjudicación de contratos, los pliegos y modificaciones contraactuales y el detalle de los contratos menores. A partir de diciembre, se añadirán las encomiendas de gestión y las subvenciones y ayudas públicas. En cuanto a urbanismo, se difundirá el coste detallado de las obras, y el informe de impacto ambiental de las actuaciones previstas.

Para impulsar la participación ciudadana se anuncia la elaboración de un nuevo reglamento que “atienda las actuales demandas de la sociedad”, pero se promete para mayo de 2016, es decir, un año después de que Botella deje el Ayuntamiento.

También se publicita una plataforma en Internet para “plantear propuestas a debatir con los ciudadanos”, que se pondrá en marcha a partir de octubre; y una herramienta de “escucha activa” a los ciudadanos en las redes sociales para mayo (Botella no tiene perfil en Twitter).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS