El turismo nacional regresa al litoral valenciano tras años de atonía

Una avalancha de reservas hoteleras a inicios de semana dispara las previsiones

Vista de la playa del Postiguet en Alicante al inicio de las vacaciones de Semana Santa.
Vista de la playa del Postiguet en Alicante al inicio de las vacaciones de Semana Santa. Manuel Lorenzo (EFE)

El buen tiempo ha animado a última hora las previsiones de la campaña turística de Semana Santa y Pascua. Los hoteles del litoral de la Comunidad Valenciana registran estos días un 85% de ocupación, tres puntos por encima que el mismo periodo de 2014, según datos de la Agencia Valenciana de Turismo que ha visto superada sus estimaciones originales. Entre Benidorm y Gandia, también en puntos de Castellón, muchos hoteles han colgado el letrero de completo. Y a falta de datos definitivos es el turismo nacional el que anima el negocio. “Parece volver a emerger tímidamente, pero hay que esperar a ver si se consolida en julio", anuncia cauteloso el vicepresidente de la asociación provincial de hoteles de Alicante (APHA), Vicente Marhuenda.

La campaña de Semana Santa sirve al sector de termómetro sobre cómo será el resto del año en lo que a turismo interno se refiere. Y es que desde los veranos de 2008 y 2009, primeros años de la crisis económica, ha menguado la fidelidad del visitante español hacia los destinos turísticos valencianas. La recuperación del tono turístico en la comunidad autónoma se fió a los nuevos mercados extranjeros y una rebaja de precios significativa.

Este año la reserva de última hora, una característica del turista nacional, se disparó entre el lunes y el miércoles pasado. En Benidorm, la joya de la corona, “la avalancha ha sido llamativa, y hay más gente y movimiento. Se ve no solo en los datos”, confirma Antoni Mayor, presidente de la patronal hotelera de la ciudad de los rascacielos (Hosbec). Como prueba, la apertura de Terra Mítica el pasado miércoles. La venta en línea de entradas saltó un 15% respecto a 2014. “Se vuelven a oír acentos de muchos sitios de España”, apunta una portavoz del parque temático, cuya clientela es principalmente madrileña.

Castellón es otro buen indicador de qué está pasando en el sector. La provincia ha resistido la crisis aferrada al mercado catalán, madrileño y también valenciano. Suponen casi el 80% de su clientela. "Sin aeropuerto hasta hace bien poco, tuvimos que refugiarnos en las familias españolas y este año se nota la necesidad de salir de la gente, no hemos recurrido a las ofertas especiales de última hora, ni a los descuentos de otros años”, cuenta el presidente de la Asociación de Empresario de la Hostelería y Turismo provincial (Ashotur), Carlos Escorihuela.

El buen tiempo tiene mucho que ver también, según Luis Martí, representante de la Unión Hotelera de Valencia. En la capital autonómica, a diferencia de las últimas Fallas, pasadas por agua, la previsión no se ha desplomado y se ha mantenido en el 80% de ocupación. Para el paréntesis vacacional de Semana Santa se espera un 90% de ocupación.

A los buenos números se espera unir datos positivos de la pernoctación extrahotelera (cámpings, casas rurales, apartamentos). En los dos primeros meses del año, los cámpings valencianos fueron los más visitados del país. Los viajeros que prefieren otros alojamientos al hotel, fueron más de 134.000 viajeros, un 3,3% más que en 2014. Los extranjeros aumentaron en un 5,5%, mientras que los españoles lo hicieron en casi un 14 puntos.

La Dirección General de Tráfico prevé un total de, 4,2 millones de desplazamientos en las carreteras valencianas. El automóvil es el principal medio de transporte del mercado nacional y el aeropuerto de Elche y Alicante, en L'Altet (Elche), la gran puerta de la Comunidad Valencia para los extranjeros, siempre liderados por los británicos. Para estas vacaciones el aeropuerto ha previsto 182.000 plazas de avión, en total 1.200 vuelos de los cuales la mitad aterrizarán entre el jueves y el lunes de Pascua. Muchos de los foráneos vienen a sus propias casas. Tras el crac inmobiliario, la Comunidad Valenciana lideró la venta de casas a extranjeros; Alicante fue especialmente activa.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS