SECTOR PÚBLICO

La Ley de Empleo Público se atasca en la negociación con los sindicatos

Es la última cita aunque el Gobierno puede seguir incorporando sugerencias de las fuerzas sociales

La negociación sobre el anteproyecto de Ley de Empleo Público ha terminado hoy sin que el Gobierno Vasco y los sindicatos hayan acercado posturas en la reunión de la Mesa General de la Función Pública celebrada en Vitoria. La cita, que se ha prolongado durante una hora y media, tenía como único punto del orden del día la presentación del tercer borrador de esta ley, que incluye "cientos de aportaciones" de 3.120 instituciones, entidades, sindicatos y trabajadores. El Gobierno ha detallado a los sindicatos las modificaciones del texto, que afectará a 110.000 trabajadores de las administraciones vascas, y les ha dado de plazo hasta el martes para presentar nuevas aportaciones, aunque la Mesa General no volverá a reunirse de nuevo para abordar este asunto.

Una vez recibidas esas nuevas sugerencias comenzará la llamada "fase de informes" para la corrección del texto antes de su aprobación por parte del Consejo de Gobierno y su posterior envío al Parlamento Vasco para su debate. El viceconsejero de Administración Pública, Andrés Zearreta, ha explicado tras la reunión que el Gobierno ha planteado fórmulas concretas para "atajar las elevadas tasas de interinidad en algunas categorías" y consolidar el empleo del personal "interino, laboral temporal o laboral indefinido no fijo por sentencia". Así, se plantea "valorar la experiencia" de estos trabajadores en las Ofertas de Empleo Público y convocar "turnos diferenciados de acceso" en determinados supuestos, aunque para estas personas no se podrá reservar más del 60 % del total de plazas.

Zearreta  dice que hay

Zearreta ha subrayado en una nota el "avance" en materia de conciliación que supone el anteproyecto, que eleva de 18 a 20 el número de semanas de permiso por maternidad y de 28 a 32 días el de paternidad. Además, se reservan 8 horas al año para acompañar a consultas, tratamientos o exploraciones médicas a familiares de primer grado o que convivan en el domicilio familiar, un posibilidad que ahora no existe. Tras la reunión de esta mañana, a la que no ha asistido LAB porque abandonó la Mesa General a finales del año pasado, los sindicatos han valorado la inclusión de algunas de sus sugerencias en el borrador, pero han censurado el "método de debate" propuesto por el Gobierno, que "no ha remitido información previa" a la reunión de hoy y, por tanto, "no ha dado tiempo para valorar" las novedades.

ELA ha criticado que el nuevo texto "solo modifica algunos temas concretos y mantiene el espíritu de los anteriores borradores" y ha denunciado que este anteproyecto "introduce la reforma laboral en la Administración y renuncia al desarrollo de una ley vasca". En una nota, la central ha censurado que en el anteproyecto "se niega el derecho a la negociación colectiva, la Administración decide unilateralmente las condiciones de trabajo y no se garantiza el cumplimiento de acuerdos". Ha considerado que es "absolutamente insuficiente" en materia de estabilización del empleo y ha pedido a los partidos políticos que rechacen el anteproyecto cuanto se vote en el Parlamento. Mari Cruz Vicente (CCOO) ha advertido de que quedan fuera del borrador "aspectos importantes" sugeridos por los sindicatos. En declaraciones a Efe, ha calificado de "ridículo" el plazo dado por el Gobierno para presentar más alegaciones y ha denunciado que en torno a este borrador no ha existido un "proceso de negociación, sino de conversaciones".

UGT ha anunciado que no avalará la ley porque "no resuelve las prioridades de los trabajadores" de la Administración, aunque ha valorado la inclusión de varias aportaciones del sindicato, como la posibilidad de la jubilación parcial y anticipada. No obstante, ha emplazado al Ejecutivo a resolver la situación de los interinos y eventuales y ha abogado por "dar salida a los mayores de 45 años con suficiente experiencia y sin euskera" porque no han tenido "posibilidad de tener una educación bilingüe". "Abogamos por el euskera, pero éste es un problema que debe resolverse con el relevo generacional", ha afirmado UGT en una nota.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS