La reorganización de la Ertzaintza nos pone en riesgo y genera caos, dice Erne

El sindicato mayoritario de la Policía vasca denuncia en el Parlamento que el plan del Departamento de Interior ha desbordado el trabajo en todas las áreas

Roberto Seijó, portavoz del sindicato Erne, interviene en el Parlamento vasco.
Roberto Seijó, portavoz del sindicato Erne, interviene en el Parlamento vasco.l. rico

El portavoz del sindicato mayoritario de la Ertzaintza, Erne, Roberto Seijó, ha denunciado hoy que el plan estratégico de reorganización de la Policía Vasca, Horizonte 2016, "pone en riesgo" a los agentes y genera "caos" en la organización de este cuerpo.

Representantes de los sindicatos Erne, Esan y ELA en la Ertzaintza han comparecido por separado en una comisión en el Parlamento vasco para dar su opinión sobre el conflicto que mantienen con el Departamento de Seguridad por las condiciones laborales de la Policía vasca.

Seijó, el primero en hablar ante los parlamentarios, ha asegurado que este plan "pone en riesgo a los agentes en las propias actuaciones y operativos policiales", al tiempo que "ha llevado el desorden a la organización, ha generado situaciones de caos en el sistema de investigación y ha desbordado el trabajo en todas las áreas". El también secretario general de Erne, que ha considerado que el servicio que presta la Ertzaintza tras esta remodelación es "manifiestamente mejorable", ha criticado que el plan ha creado áreas de trabajo "estancas" y "basadas en resultados estadísticos por encima de la eficiencia" real.

Al mismo tiempo este plan, que ha motivado movilizaciones de los ertzainas en los últimos meses, "vulnera flagrantemente" las condiciones de trabajo de los agentes que, según ha dicho Seijó, han visto reducidos sus salarios y han sufrido cambios de horarios y turnos -aspectos que "hasta ahora se pactaban"-, con lo que les resulta "imposible" conciliar la vida profesional y personal.

Todo ello ha dado lugar a "situaciones esclavistas" en relación con "los calendarios y formas de trabajo", ha dicho el portavoz de Erne, quien ha añadido que el sindicato ha puesto en conocimiento de la Fiscalía vasca los "graves problemas" que existen para desarrollar las investigaciones policiales y también las condiciones en las que se realizan los traslados de presos.

"La Fiscalía se ha llevado las manos a la cabeza", ha asegurado Seijó. Ha denunciado además que el Departamento de Seguridad no ha mostrado "ninguna voluntad de negociación" desde que en diciembre de 2012 Estefanía Beltrán de Heredia asumiera esta cartera y ha considerado que el hecho de que en este tiempo no se haya cerrado ningún acuerdo es "un dato revelador" de la "negación absoluta a tratar" con los sindicatos por parte del Ejecutivo.

El secretario general de sindicato Esan, Eneko Urkijo, ha considerado por su parte que la implantación de Horizonte 2016 "ha sido un auténtico fracaso" y su gestión "nefasta, horrible". Ha advertido además de que la reorganización de la Ertzaintza no sólo ha perjudicado las condiciones laborales de los agentes, sino que "también ha afectado al ciudadano" porque ha motivado que haya "escasa presencia policial" en determinadas comisarías y turnos.

Urkijo ha asegurado que Esan es una organización "pactista" y que si hasta ahora no ha habido acuerdos ha sido por "la nula voluntad" del Departamento de Seguridad a negociar con los sindicatos. Ha avanzado asimismo que continuarán con las concentraciones de todos los jueves frente al Parlamento vasco con motivo de los plenos ordinarios -que han sido criticadas por el lehendakari, Iñigo Urkullu- para reclamar a la consejera que inicie una negociación.

El vicesecretario general de esta misma central, Kike Hernando, ha valorado la "unidad sindical sin precedentes" que se da hoy en día en el seno de la Ertzaintza, una circunstancia que ha achacado a "la cerrazón total" del Departamento de Beltrán de Heredia a negociar las condiciones laborales de los agentes.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS