Pere Macias se perfila para suceder a Duran como portavoz en el Congreso

Los diputados y senadores de Convergència se reúnen este viernes para aprobar cambios

Pere Macias y Josep Antoni Duran Lleida en sus escaños de las Cortes.
Pere Macias y Josep Antoni Duran Lleida en sus escaños de las Cortes.CLAUDIO ÁLVAREZ

Consumado el divorcio entre Convergència i Unió llega la hora de la partición de los bienes comunes y uno de los más preciados es la portavocía y presidencia del grupo parlamentario catalán en el Congreso. La ocupa desde hace 11 años Josep Antoni Duran Lleida, pero puede tener los días contados

Josep Rull, coordinador general de Convergència abrió ayer la puerta al relevo de Duran y anunció que este viernes se reunirán los diputados y senadores nacionalistas para analizar los cambios que se tengan que producir tras la escisión de una federación que ha funcionado durante 37 años.

La reunión se celebrará en Barcelona y será el inicio de una nueva etapa en la que cada partido irá por su cuenta. El propio Rull garantizó ayer que “el grupo parlamentario de Madrid no funcionará como funciona hasta ahora porque se ha producido una separación de CiU”.

Sus palabras llevaron a preguntarle si afectaría a la continuidad de Duran como presidente y portavoz en el Congreso, un cargo que ocupa desde marzo de 2004 y en el que ha aparecido siempre como la voz moderada del nacionalismo catalán. Rull respondió que el futuro en las Cortes del líder democristiano era uno de los “elementos” que se analizarían.

Si se consuma el relevo de Duran la persona que cuenta con más posibilidades de sustituirlo es Pere Macias, militante de Convergència, diputado desde 2008 y exconsejero en dos Gobiernos de Jordi Pujol. Macias es portavoz nacionalista en cuatro comisiones parlamentarias, presidente de otra y vocal en la Diputación Permanente. Conoce, por tanto, el engranaje del Congreso para encarar el final de la lesgialtura y es probable que la ruptura de la federación afectará también a partir de ahora al sentido de las votaciones que se produzcan en la Cámara.

Pere Macias y Josep Antoni Duran Lleida en sus escaños de las Cortes.
Pere Macias y Josep Antoni Duran Lleida en sus escaños de las Cortes.CLAUDIO ÁLVAREZ

A diferencia de la cautela que han mostrado los democristianos en el proceso de ruptura, Josep Rull no solo se refirió al futuro de Duran, sino que dijo que se analizarán “técnica y operativamente” los pasos que haya que dar y las opciones que ofrece el reglamento del Congreso en la configuración de los grupos. De esa manera abría la puerta a la partición en dos del grupo parlamentario, a falta de unos meses para que finalice la legislatura, aunque falta por ver si es posible hacerlo.

CiU logró en las últimas elecciones generales 16 diputados, diez militantes de CDC y seis de Unió. Se trata de una proporción muy superior a la que se ha venido empleando durante años en la confección de las listas municipales y autonómicas y en la configuración de otras instituciones, donde el reparto de la tarta suele ser del 75% para Convergència y el 25% para Unió.

Cosa distinta es el grupo parlamentario nacionalista en el Parc de la Ciutadella. Quedan apenas dos plenos para el final de la legislatura y los propios dirigentes de Unió ya dejaron claro que no permitirían que se pierda ninguna votación en el Parlament, que tiene que debatir en Pleno la ley electoral, entre otros proyectos. Como si nada estuviera sucediendo, los grupos parlamentarios de CiU en Barcelona y Madrid enviaron ayer sendas notas de prensa con su posicionamiento en leyes que se habían aprobado o debatido.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS