Ada Colau no apoyará la adhesión del Ayuntamiento de Barcelona a la AMI

La alcaldesa dice que “lo más probable” es que los 11 concejales de BComú se abstengan

La adhesión de Barcelona a la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) tiene todos los números de fracasar por falta de apoyo. La alcaldesa, Ada Colau, ha asegurado este viernes que “lo más probable” es que los 11 concejales de Barcelona en Comú, la coalición con la que llegó a la alcladía, se abstengan. Con este panorama no se conseguirán los 21 ediles necesarios para que prospere la medida, equivalentes a la mayoría absoluta del consistorio, formado por 41 concejales. Sònia Recasens, la única edil de Unió en el pleno, también se abstendrá, por lo que sólo se sumarían los nueve ediles de Convergència, los cuatro de Esquerra y los tres de la CUP.

Colau ha argumentado la abstención de Barcelona en Comú recordando que su programa electoral recogía el compromiso de convocar una consulta para que los ciudadanos se pronuncien sobre la adhesión a la AMI. “Lo que cuenta no es qué opinan individualmente 11 regidores, sino qué opinan los vecinos de Barcelona”, ha señalado a RAC-1.

Más información
El Ayuntamiento de Barcelona votará si se adhiere a la AMI
CIU, ERC y la CUP piden que Colau se posicione sobre la AMI antes del 27S
Colau no participará en la Diada si la movilización es partidista

En ese sentido, ha insistido en que los ciudadanos puedan dar su opinión y ha recordado que Barcelona en Comú es “una candidatura plural”, que agrupa independentistas, federalistas y distintas sensibilidades, El pleno extraordinario en el que se debatirá la adhesión a la AMI fue solicitado por CiU, ERC y la CUP y la alcaldesa tiene ahora 15 días para convocarlo.

Los líderes de diferentes grupos municipales han aprovechado estos días el debate sobre la AMI para cargar contra Colau. Así, el socialista Jaume Collboni se opone a que se haya una consulta ligera para decidir si la capital catalana se adhiere a AMI o no, y ha pedido a la alcaldesa que clarifique su posición. Los cuatro ediles del PSC votarán en contra, ha explicado Collboni, para quien delegar la decisión en la ciudadanía “es una forma de salirse por la tangente”. El edil socialista ha pronosticado que, en caso de celebrarse la consulta, el resultado sería “muy ajustado” y ha asegurado que su grupo es “contrario a la adhesión a la AMI, que representa la voluntad sólo de una parte de la sociedad catalana y barcelonesa” porque “las adhesiones a asociaciones que representan a todo un municipio se habrían de hacer con el máximo consenso posible”.

Antídoto del independentismo

Por su parte, el líder del PP en el Ayuntamiento, Alberto Fernández, ha criticado a la alcaldesa por “consentir la independencia”, después de anunciar la posible abstención de su formación en el pleno extraordinario. Los populares, con tres concejales, también votarán en contra, “porque no sólo es un absurdo, sino que es contrario al ADN Barcelonés”, ha dicho Fernández. En su opinión, el pleno municipal será un acto preelectoral y partidista más, y ha aseverado que Barcelona “siempre ha sido antídoto del independentismo, una ciudad de libertad, plural, cosmopolita, capital de Cataluña y gran capital de España”.

Carina Mejías, presidenta del grupo municipal de Ciutadans, con cinco concejales, también ha criticado a Colau por “ceder” ante las exigencias de ERC en el pleno sobre la AMI. En su opinión, la alcaldesa ha priorizado sus intereses partidistas en lugar de resolver los problemas de los ciudadanos, y ha asegurado que los barceloneses no renunciarán a ser ciudadanos libres.

El reglamento municipal establece que si un mínimo de 11 concejales reclaman la celebración de un pleno extraordinario la alcaldesa está obligada a convocarlo en el plazo de quince días.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS