La CUP pactará con todos lo que apoyen la ruptura

El candidato por Girona denuncia que muchos presos no pueden ejercer su derecho a voto

Antonio Baños, interviene en el acto político en Cornellà de Llobregat.
Antonio Baños, interviene en el acto político en Cornellà de Llobregat.Toni Albir (EFE)

La candidata de la CUP Anna Gabriel ha reconocido que comparten “complicidades con gente de Catalunya Sí que es Pot, igual que con la gente de Junts pel Sí que entiende que la desobediencia es la única manera de construir un país libre”. Gabriel ha aclarado que la otra lista independentista no recoge la desobediencia pero esperan que cambien de parecer: “Entendemos que a partir del día 28 se pondrá en el centro de la agenda política la necesidad de desobedecer”. “No se acaba con la pobreza, la precariedad, los recortes y las privatizaciones desde el marco autonómico, solo se consigue desobedeciendo la Constitución española”.

Gabriel ha dejado claro que “reeditar fórmulas que se equipararían a los tripartitos que ya conocemos son caducas” y que no generará las políticas sociales que prometen. “Pondremos todo de nuestra parte para no reeditar una fórmula de pacto de izquierdas que termine traicionando los derechos de los trabajadores, ha asegurado. “La autonomía es papel mojado”, ha sentenciado el diputado Quim Arrufat, también presente en Figueres.

Calidad humana por encima de las siglas

La candidata de la CUP Anna Gabriel ha celebrado que la regidora de Barcelona Gala Pin haya hecho público su voto a la izquierda independentista para el 27-S. “Le agradezco a Gala que haya manifestado públicamente que reconoce nuestra coherencia, nuestra trayectoria y honestidad”, ha señalado. Gabriel ha destacado que muestras como esta ponen de relevancia que todavía hay personas que ponen la calidad humana por delante de las siglas.

La número dos de la CUP también le ha enviado un "abrazo fraternal" a Gerardo Pisarello, teniente de alcalde de Barcelona, por los comentarios ofensivos que ha recibido desde el incidente con la bandera española en el balcón del Ayuntamiento, este jueves, durante la celebración de las fiestas de la Mercè.

“El ámbito parlamentario es otra dimensión y, a veces, se parece más a un circo. Los que actuamos en clave local, pero pensamos en clave nacional, entendemos que el país se construirá desde unos municipios más libres y más justos”, ha aseverado Gabriel. A tres días de las elecciones, la candidata de la izquierda independentista ha reafirmado los lazos que su candidatura comparte con la confluencia de Catalunya Sí que es Pot y les ha instado a unirse a “la ruptura y la desobediencia” para poder desarrollar las políticas sociales que ambas listas defienden.

Gabriel ha reivindicado el valor del municipalismo como “auténtico bastión de resistencia y de construcción de alternativas”. En un acto con la militancia de Figueres este jueves, ha señalado que es “la puesta en práctica de una cultura política diferente dónde puedes palpar cómo recibe la gente las políticas que aplicas y contrastar si lo que haces tiene sentido”. Se trata de la aportación concreta que la izquierda anticapitalista ofrece a un “país diferente”.

Este jueves, la candidatura de la izquierda anticapitalista también ha celebrado un acto junto al centro penitenciario de Puig de les Basses, en Figueres. El número uno por Girona, Benet Salellas, ha alertado de que a muchos presos se les niega el derecho a voto en Cataluña. Salellas ha lamentado que no se puedan realizar actos de campaña en el interior de las prisiones con normalidad: “De la misma forma que se hacen actos culturales se deberían poder hacer actos políticos”.

El cabeza de lista por Girona ha señalado que los presos “conservan sus derechos civiles y políticos, solo están privados de libertad”. Por lo tanto, tienen derecho a voto como cualquier ciudadano que no puede acudir a las urnas y vota por correo. Además, la prisión debe “informar y facilitar” el proceso para emitir el voto. “Están inhabilitados para el derecho de sufragio pasivo, pero no para el sufragio activo”, ha aclarado.

Salellas ha explicado que entra regularmente a la prisión de Figueres como abogado y que muchos internos se le han quejado porque se niegan a tramitarles el voto por correo, aduciendo que carecen de ese derecho. “Se trata a la gente que está en la cárcel como a personas de segunda clase”, ha criticado. El candidato independentista ha insistido en que los reclusos deberían experimentar la política en primera persona y poder plantear sus problemas como el resto de ciudadanos. Además, se ha preguntado por qué “la administración tiene miedo a que los presos se politicen” y ha vinculado la “desigualdad económica a las detenciones”. “A los ricos les cuesta muy poco salir de prisión. La gente pobre no accede al tercer grado en treinta días como José Luis Núñez”, ha señalado.

 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS