Una patronal farmacéutica ve "un riesgo" no pagar a los boticarios

Los distribuidores de medicamentos creen que los impagos de la Generalitat compromete el acceso de los paciente a los fármacos

Una farmacia dispensa medicamentos
Una farmacia dispensa medicamentosMarcel.li Saenz

La Federación Española de Distribuidores Farmacéuticos (FEDIFAR) ha mostrado este lunes su preocupación por la situación de las farmacias catalanas, en jaque desde que la Generalitat anunciase que no tiene dinero para pagar este mes la factura de los medicamentos a los boticarios. La FEDIFAR ha alertado de que los impagos de la Administración pueden poner "en riesgo el acceso de los paciente a los fármacos".

El Ejecutivo catalán acumulan un retraso en los pagos de cuatro meses y una deuda de 334 millones con los farmacéuticos. Fuentes del Departamento de Economía alegaron el pasado viernes que la falta de liquidez y los problemas de tesorería se deben a un bloqueo de una partida del Fondo de Liquidez Autonómico. La Generalitat debe ahora mismo a las farmacias las facturas correspondientes al mes de julio (121,5 millones), agosto (100 millones) y septiembre (112,5 millones) de este año.

La FEDIFAR ha hecho suyas las reclamaciones de los farmacéuticos catalanes y ha pedido "responsabilidad y coordinación de todas las administraciones" para solucionar el conflicto que arrastran los boticarios con la Generalitat desde hace cuatro años. “Las administraciones deben dar una solución al problema de los impagos, porque las oficinas de farmacia no pueden convertirse en financiadoras de los medicamentos que requieren los ciudadanos”, ha manifestado el presidente de FEDIFAR, Eladio González. El portavoz de la patronal de la distribución farmacéutica de gama completa también ha incidido en que los impagos a las oficinas de farmacia suponen un perjuicio para los pacientes porque "ponen en riesgo el acceso a los medicamentos por parte de la población". “Los retrasos en los pagos de las facturas de los medicamentos dispensados con cargo al Sistema Nacional de Salud (SNS) ponen a las oficinas de farmacia en una situación económica muy delicada que compromete la subsistencia de muchas de ellas”, ha denunciado. De hecho, 16 farmacias en Cataluña han tenido que cerrar ahogadas por las deudas e hipotecadas hasta con su patrimonio personal.

Los distribuidores han pedido, además, "una mayor previsión al realizar los presupuestos sanitarios" para evitar situaciones como la catalana. "El medicamento es un bien esencial para la salud de la población y es a las administraciones a quienes les corresponde su financiación, no a las oficinas de farmacia", ha criticado González.

Sobre la firma

Jessica Mouzo

Jessica Mouzo es redactora de sanidad en EL PAÍS. Es licenciada en Periodismo por la Universidade de Santiago de Compostela y Máster de Periodismo BCN-NY de la Universitat de Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción